4 agosto 2017 Desarrollo, Entretenimiento

bebé leyendo con mamá

Una de las actividades más beneficiosas que podemos compartir con nuestro bebé es la de la lectura. Aunque la asociamos a la hora del sueño, especialmente por la noche, leer cuentos a los niños puede, y debe, realizarse a cualquier hora del día. Gracias a este pequeño gesto, que va más allá de la mera diversión, conseguimos crear un hábito en nuestro hijo, consiguiendo que se aficione por la lectura y, sin duda, consiga ser un adulto mucho más equilibrado, consciente e, incluso, feliz.

A los niños les encantan los cuentos y las historias fantásticas que ellos encierran. Pero seguro que te has dado cuenta que lo que más les gusta es que le repitas el mismo una y otra vez. Por mucha variedad que le ofrezcamos, como le haya gustado determinada historia, querrá que se la vuelvas a contar continuamente. No es que tu niño esté obsesionado con determinado personaje, es totalmente normal y, además, según se ha descubierto en un estudio reciente, contarle la misma historia una y otra vez hace que sea más inteligente.

Conocer palabras nuevas a través de los cuentos

Se trata de un estudio realizado en la Universidad de Sussex, en Reino Unido, y ha sido dirigido por la psicóloga Jessica Horst. En él se tomaron a varios grupo de niños de 3 años a los que se les propuso el conocimiento de dos palabras nuevas, totalmente inventadas y que correspondían a un objeto imaginario.

Los niños se dividieron en dos grupos y a lo largo de una semana se les fueron contado historias en las que aparecían esas dos palabras nuevas. Uno de los grupos escuchó el mismo cuento, en el que aparecían esos vocablos, durante los siete días de la prueba. El segundo grupo, escuchó las mismas palabras aunque en tres historias diferentes que se fueron alternando durante el mismo periodo.

niño leyendo cuentos

La repetición acelera el aprendizaje

El resultado fue totalmente esclarecedor, ya que los niños que habían escuchado, de forma repetitiva el mismo cuento, recordaban con más claridad esas palabras nuevas, que aquellos otros que las habían escuchado pero en historias diferentes. Esto significa que la repetición propicia el aprendizaje, acelerando la adquisición de vocabulario.

Leer cuentos al bebé es una forma de estimular sus emociones y su cerebro. Repetir el mismo cuento, una y otra vez, ayuda al niño a comprender la historia, ahondar en los detalles y aumentar su nivel de lenguaje y retención de vocabulario. La primera vez que lo oye comprende la historia para, después, ir percibiendo esos pequeños detalles que la componen y que hacen que el proceso de aprendizaje se realice plenamente. De hecho, cada vez que lo escucha, va ampliando su información.

Vía | Infobae
Fotos | Educar y Telemundo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *