7 agosto 2017 Salud

Evitar la miel en los menores de un año

Si bien la miel está considerado como un alimento natural y muy sano los pediatras aconsejan no incorporarla a la alimentación hasta el año de edad. Esto se debe a que la miel podría contener una bacteria denominada Clostridiu botulinum.

Las esporas de la bacteria tendrían la capacidad de germinar en el sistema digestivo de los bebés, que aún se encuentra inmaduro, provocando botulismo, una enfermedad extraña pero que podría resultar muy peligrosa. Las esporas, por lo general, no generan daño en los mayores de un año de vida, ya que los microorganismos presentes en el intestino impiden que las bacterias crezcan.

Una buena medida es evitar preparar sus platillos con miel, si bien la toxina es sensible al calor las esporas no llegan a morir. Los alimentos que compras en el mercado que contienen miel, como los productos procesados para el bebé, pueden ser seguros ya que se calientan a una temperatura tan elevada que llega a matar a las esporas.

Una buena medida es evitar preparar sus platillos con miel, si bien la toxina es sensible al calor las esporas no llegan a morir.

Una buena medida es consultar al pediatra a qué edad y cómo incorporar la miel a la alimentación de los niños, además de consultar que otros alimentos podrían ser sanos para ellos.

El botulismo es una enfermedad que presenta los siguientes síntomas: una gran debilidad muscular, problemas al succionar, llanto continuo, quijada caída, letargo. Ante cualquiera de ellos te recomendamos acudir rápidamente al médico.

Miel: ¿si o no?

La miel cuenta con muy buenas propiedades para el organismo, además de caracterizarse por tener un sabor muy agradable y tentador, pero la miel de caña, abeja o de maíz puede ser mala para los bebés como te explicamos anteriormente.

Es muy importante que tengas en cuenta la peligrosidad de la enfermedad y evites poner en riesgo la salud de tu pequeño, sabemos que en muchas ocasiones las madres ante el estreñimiento o los problemas digestivos de los pequeños les den un remedio laxante de la miel. O le impregnen su chupón o chupete en miel para que se calmen o para darle algo dulce para disfrutar.

Desde la Organización Panamericana de la Salud considera que tanto la miel y sus derivados no deberán ser ingeridos, ni solos ni como endulzantes de otros alimentos para niños que tengan menos de un año de edad.

Los adultos solemos caer en el error de que si solo le damos un poquito no le estaríamos generando ningún daño, pero eso es un gran error. La enfermedad del botulismo puede aparecer con solo darle una pizca de miel al bebé, ya que la espora podrá estar presente en porciones muy reducidas.

En el caso de los adultos o de los niños de más de un año la acidez presente en el estómago y las bacterias del intestino evitan que las esporas crezcan y enfermen al organismo. Pero en los pequeños menores a 12 meses las toxinas podrían pasar a su sangre, atacando al sistema nervioso, donde se genera la enfermedad nauroparalítica que impide el normal movimiento de los músculos.

Vía | Biomanantial
Foto | Pixabay – Stevebp

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *