2 agosto 2017 Nutrición

Ideas saludables para la hora de la merienda

Un punto clave dentro de la alimentación de los bebés consiste en saber qué podemos ofrecerle en la merienda, hoy hablaremos acerca de diferentes opciones saludables, rápidas y simples de preparar. Afortunadamente, es posible preparar este tipo de meriendo sin tener que perder mucho tiempo y sin mucho esfuerzo, podrás emplear los alimentos que tienes en tu alacena e incorporar alimentos frescos en ellas.

Una buena alternativa es pensar en la leche y otros productos de tipo lácteos que tengan bajos contenidos en grasas, combinarlos con cereales y panes que sean de grano entero.

Si quieres sorprenderlos no dejes de brindarles un sándwich de mantequilla de cacahuete. Este tipo de alimento podrá ser una excelente fuente de proteínas, ácido fólico y magnesio, por eso está considerada como una parte de la merienda saludable.

En toda merienda se tendrá que incorporar un vaso de leche.

Siempre escoge una marca que no tenga grasas hidrogenadas agregadas, estas grasas suelen incorporarse para que la mezcla no se separe, pero no son muy buenas para el organismo. Otra alternativa será la mantequilla de almendras o la que se prepara en base a las semillas de girasol.

En toda merienda se tendrá que incorporar un vaso de leche. En el primer y segundo año del niño la leche es un alimento que cubrirá las necesidades básicas de vitamina D. Entre estas edades se tienen que consumir entre 500 y 700 cc de leche entera por día. También, para variar, se podrá reemplazar la leche por otros productos lácteos, como yogur, quesos, etc. lo recomendable será que el pequeño vaya dejando su biberón para pasar a tomar la leche en una taza o vaso.

Además de los lácteos, los niños tendrán que incorporar a su dieta otros alimentos. Los padres tendremos que vigilar la cantidad y la calidad de los mismos. Tendrán que comer cereales todos los días, para obtener hierro y dos porciones de vegetales (tanto crudos como cocidos) y una porción de fruta.

Antes de los dos años los niños incorporarán los buenos hábitos de los adultos. Los padres podrán prestar atención para que no se atraganten, mastiquen sus porciones pequeñas y coman de manera tranquila. Se tienen que evitar los alimentos muy condimentados, saladas o con exceso de azúcar.

Las frutas, especialmente en verano, son ingredientes muy importantes en las meriendas. Anímate a preparar algunas cremas en donde las frutas sean protagonistas, siempre se podrá elaborar un platillo combinando fruta en macedonias o hacer preparaciones para que el niño pueda comer distintas opciones, sanas y nutritivas. Las gelatinas también pueden ser tenidas como alternativa.

Vía | Español Baby Center
Foto | Pixabay – Jjcwhicker

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *