18 abril 2017 Noticias, Salud

Bebé y perro

La convivencia de los bebés con las mascotas a sido siempre un tema de los más controvertido. Si bien son muchas las opiniones vertidas al respecto, en las que hablan de los beneficios que supone este vínculo, también existe otra corriente, mucho más crítica, que aconseja mantener a los recién nacidos alejados de los animales. Sea cual fuera la opinión personal, algunos estudios hablan de los beneficios que puede acarrear la convivencia con mascotas durante los primeros años de nuestra vida.

Siguiendo esta línea de investigación, nos llega un nuevo estudio desde la Universidad de Alberta, en Canadá en el que se ha descubierto que aquellos niños que conviven con perros, desde que nacen, tienen menos riesgo de padecer obesidad y alergias.

Ayuda a fortalecer el sistema inmune

Al parecer, según cuentan los investigadores en un artículo publicado en la revista especializada “Microbiome”, los bebés que conviven con mascotas, especialmente con perros, tienen niveles más altos de dos tipos de microbios que ayudan a reforzar y fortalecer el sistema inmunológico.

Estos microbios, que se desarrollan en el intestino, actúan en conjunto con las bacterias creando una flora intestinal distinta, mucho más reforzada, que aquellos otros que no tienen contacto con animales en su entorno. De esta forma, su sistema inmune se ve alterado, pero para mejor, evitando de este modo problemas de salud como las alergias y, también, casi de forma mágica, la obesidad.

Para llevar a cabo este estudio, se tomaron como muestra a 746 bebés que convivían con mascotas, el 70 por ciento eran perros. Se les hizo un seguimiento en su salud entre los años 2009 y 2012, con el fin de comprobar si, tal y como imaginaban, los beneficios eran exactos.

bebé con perro

Los beneficios empiezan desde el útero materno

La investigación empezaba desde que el bebé se encontraba en el útero de la madre hasta que había cumplido los tres meses. Para poder comprobar la presencia de esas dos bacterias, que beneficiaban a su sistema inmune, se analizaron las heces de forma continuada. Ahí es donde descubrieron una mayor presencia de la bacteria Ruminococcus, que disminuye el riesgo de alergia, y también un mayor número de Oscillospira, que está asociada a un menor riesgo de obesidad, en aquellos bebés que habían convivido con animales, especialmente con perros.

También descubrieron que estos beneficios se recibían, incluso, antes de nacer cuando era la madre la que estaba en contacto físico con la mascota. Incluso el sistema inmune del bebé se veía mejorado aunque no tomara leche materna o el parto hubiera sido por cesárea.

Vía | Antena 3
Fotos | Saber ya y Encantador de perros

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *