2 marzo 2011 Recién Nacido, Salud

Galactosemia, un problema que se hereda

La galactosemia es una enfermedad del tipo hereditario que afecta a 1 de cada 60.000 bebés que nacen (este porcentaje se refiere a la raza blanca, en otras razas el número varia). La enfermedad puede manifestarse de tres maneras diferentes. En primer lugar con una falta de galactosa fosfatouridil transferasa (es el tipo más común), en segundo lugar con una falta de galactosa cinaca y por último por falta de galactosa fosfato epimerasa.

Los bebés que tienen este trastorno no cuentan con la capacidad de descomponer en forma completa el azúcar simple galactosa, que forma parte de la mitad de la lactosa (azúcar de la leche). Si a un bebé con este problema se les da leche los restos de los azucares se van acumulando dentro de su cuerpo, lo que podría traer complicaciones en los riñones, cerebro, ojos e hígado.

Los síntomas de la galactosemia se pueden ver a los pocos días del nacimiento del pequeño. Entre los más comunes podemos ver: letargo, fuerte irritabilidad, convulsiones, ictericia, falta de aumento de peso, vómitos, ascitis, hipoglucemia). El estos casos se deben llevar adelante diferentes estudios. Existe la posibilidad de detectar esta enfermedad llevando a cabo un estudio prenatal, midiendo la enzima galactosa fosfatouridil transferasa.

Los niños enfermos de galactosemia deben evitar tomar cualquier tipo de leche y sus derivados. Por esa razón, si tu hijo tiene este problema no debes nunca dejar de leer las etiquetas de los productos. En el caso de los bebes puede ser alimentado con leches maternizadas a base de soja, formula a base de carne, leches libres de lactosa. Pero siempre este tipo de alimento debe ser recomendado por tu médico pediatra.

Vía | Nlm
Foto | Flickr – Julien Haler

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 2 marzo 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *