4 marzo 2009 Compras, Consejos, Recién Nacido, Seguridad

Baby Control Chicco
Casi todos los padres, sobre todo las madres, controlamos el sueño de nuestros bebés. Cuando son pequeñitos nos acercamos a menudo a la cuna para ver si todo está bien. Al crecer, cuando llega el momento de pasarle a su habitación, nos preocupa no oírle si llora o si cambia su respiración.

Los interfonos de bebé, constan de un emisor que se pone en la habitación del pequeño, cerca de la cuna, y que envía señales de radio. Y un receptor que reproduce los sonidos enviados por el emisor. Suelen tener alcance suficiente para toda la casa.

Hay muchos modelos con diferentes funciones. El básico es el que hemos descrito antes, envía los sonidos de la habitación. Pero también los hay con cámara de video y sensor de movimiento. A mayores prestaciones, mayor precio. Tambíen los hay con mayor o menor sensibilidad al ruido.

Para mí, el escucha bebés es uno de los productos más útiles y desde luego, al que más rendimiento le he sacado. Al principio comprobaba su funcionamiento constantemente, hasta que me cercioré que era capaz de captar la más leve tos de mi bebé. Me permite dormir tranquilamente porque sé que se activará si llora, habla en sueños o tira el chupete.

Los precios varían según las características y funciones. Entre los 60 y los más de 100 euros en los modelos más sofisticados. Personalmente no he echado de menos el vídeo, aunque en ocasiones me hubiera gustado que el receptor también fuera emisor.

Más información | Consumer

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *