27 octubre 2012 Desarrollo

La memoria y los bebés

Hablar de los recuerdos del bebé resulta, a menudo, como una película de ciencia ficción. Algunos estudios nos hablan de que existen recuerdos mucho antes del nacimiento, otros, en cambio, nos cuentan que todo lo vivido antes de los 3 años se queda perdido en un limbo de inexplicables consecuencias. Lo cierto es que, a partir de su primer año, la capacidad de memorización va acelerándose de forma ascendente y de manera imparable.

Lo que sí tenemos claro es que existen varios tipos de memoria que, de una forma u otra, y dependiendo como la estimulemos, quedan selladas por siempre en la mente y las vivencias de nuestro hijo, veamos cuáles son.

  • Memoria de reconocimiento. Rostros, objetos y situaciones que se convierten en habituales en su día a día. Es por ello que, hacia el octavo mes, puede llegar a sentir cierto temor por los extraños.
  • Memoria de evocación. Aparece hacia los diez meses y es cuando el pequeño ya empieza a echar en falta ese juguete que, solo hace unos minutos tenía y ahora no lo encuentra. A partir del año ya puede recordar aquel objeto escondido hace semanas. En esta época empieza, también, su evolución con el lenguaje por lo tanto está uniendo el simbolismo de la palabra con el símbolo que representa. Con lo cual empieza su desarrollo intelectual y cultural.
  • Memoria de imitación. Es alrededor de los nueve meses cuando el bebé empieza a adoptar situaciones copiadas de los adultos. Cumplido el primer año, seguro que las imitan aunque hayan pasado algunos días.
  • Memoria autobiográfica. Es al cumplir los dos años cuando los bebés empiezan a emplear la palabra “yo” y utilizan sus recuerdos para hablar de sus experiencias y su propia vida.

Vía | Ser Padres
Foto | Asovac

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 octubre 2012
  2. Se supo porque no recordamos los primeros años 1 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *