28 enero 2017 Embarazo, Salud

causas de la diarrea

Conocemos como diarrea a ese trastorno que se produce en nuestro sistema digestivo y que nos lleva a aumentar la cantidad de deposiciones, así como las características de las mismas: más líquidas y con un olor más fuerte. Notamos cierto revoltijo en la parte del estómago y los intestinos, y necesitamos ir al baño de forma urgente.

Este problema se puede presentar en cualquier momento de nuestra vida debido a cualquier virus, algún cambio en la alimentación o la intolerancia inesperada a algún alimento. Con una dieta severa y varios días de reposo se suele solucionar. Pero ¿qué pasa si estamos embarazadas?

Las hormonas son las principales causantes

Ya hemos dicho, en multitud de ocasiones, que el embarazo no es una enfermedad, por lo tanto es lógico que sigamos con una vida normal, eso sí, siempre desechando los malos hábitos y cuidando nuestra alimentación con un poco más de mimo. Las visitas al ginecólogo y matrona se vuelven más habituales y, excepto que tengamos una enfermedad crónica de la que cuidar, hay que evitar la medicación.

Con el embarazo vienen importantes cambios hormonales que son, en gran medida, los culpables de algunos problemas que puedan surgir en nuestro organismo. Entre ellos el estreñimiento, las intolerancias a ciertos alimentos, las náuseas y, también, la diarrea. Todos suelen ser pasajeros, pero siempre es conveniente consultarlo con el especialista que nos esté tratando, a fin de darnos las medidas y soluciones oportunas.

embarazada, diarrea y medicamentos

Factores que influyen en la diarrea en el embarazo

La diarrea durante el embarazo aparece, principalmente, por esos cambios hormonales que acaban revolucionando nuestro cuerpo. Pero es cierto que también existen otros factores que inciden en este problema. Algunos de ellos son:

  • Cambios en la alimentación. Conscientes de que nuestro bebé va a tomar parte de aquello que comamos, ajustamos nuestra dieta al nuevo estado en el que nos encontramos. Estos cambios pueden provocar que nuestro cuerpo se resienta. También puede suceder que, ante la amenaza de estreñimiento, que suele ser tan frecuente en la gestación, aumentemos la ingesta de fibra, consiguiendo el efecto contrario.
  • Las vitaminas extras. En el momento en el que sabemos que estamos embarazadas, nuestro médico nos aconsejará tomar vitaminas o nutrientes extras con el fin de preservar la salud del bebé. Ácido fólico, hierro o vitamina D suelen ser las más comunes. Aunque no suele ser habitual, pueden provocar algún trastorno.
  • Intolerancia a la lactosa. El calcio es importante para el crecimiento de nuestro bebé por eso, durante la gestación, solemos aumentar las tomas de leche y lácteos. Incluso aunque antes no lo hayamos notado, podría ser que nos surgiera una repentina intolerancia a la lactosa, por lo que tendríamos que dejar de tomar lácteos para buscar el calcio de otro modo.
  • Virus y bacterias. Los siempre imprevisibles virus son los causantes de muchas enfermedades y problemas sanitarios que se nos presentan en la vida. Las embarazadas están más susceptibles que el resto de la población así que la famosa gastroenteritis puede ser otra causa para las diarreas de la gestante.

Vía | Dmedicina
Fotos | Embarazo semana a semana y Infobae

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *