23 febrero 2017 Salud

cardiopatias congenitas

Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Cardiopatía Congénita. Según las cifras que se manejan en nuestro país, ocho de cada mil niños que nacen en España vienen acompañados por una cardiopatía congénita. Es decir que durante un año son cuatro mil los nuevos bebés que vienen al mundo con este problema de salud. En muchos casos no son detectados nada más nacer, lo que les puede acarrear problemas más serios.

A pesar de las investigaciones y de los avances en el mundo de la medicina, todavía no se conoce la causa de esta enfermedad. En cualquier caso, la detección temprana es fundamental para, de este modo, ir poniendo medidas para que el niño pueda llevar una vida, más o menos, normal.

Cardiopatía congénita, una herencia para toda la vida

Las cardiopatías congénitas son ese tipo de enfermedades que afectan al corazón de los niños y que le van a acompañar durante toda su vida. Si bien hace años eran una de las causas de muerte más certera, con el tiempo y la pronta intervención médica, se ha conseguido que estos niños salgan a flote. De hecho el índice de supervivencia está entre el 85 y 90 por ciento.

Sin embargo, al ser incurable, la llevará arrastrando siempre teniendo que llevar cuidados especiales, medicación de por vida e intervenciones quirúrgicas, así como revisiones constantes con su especialista. Una rutina que puede parecer pesada pero que ayuda a los pequeños a tener un ritmo de vida normal.

Bebé con corazón

La actitud de los padres es fundamental

Es normal que cuando recién ha llegado tu bebé a los brazos y le han diagnosticado un problema de corazón como es una cardiopatía congénita, el mundo se te venga abajo. Pero es necesario y fundamental que los padres sepan afrontarla con entereza, aun sabiendo que le va acompañar de por vida.

De esta forma el pequeño lo va a asimilar con una actitud positiva en la que pueda normalizar todos esos cambios y situaciones distintas que no puede compartir con el resto de sus compañeros. Esa actitud dependerá, también, de la gravedad de la enfermedad, los límites físicos que tenga o lo habituales que sean sus estancias en los hospitales.

Desde la Fundación Menudos Corazones te pueden ayudar a entender ese nuevo mundo que se abre ante las cardiopatías congénitas y el asesoramiento necesario para paliar su daño.

Vía | Cuatro
Fotos | Infobae y Alomae

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *