20 febrero 2017 Nutrición

La importancia de controlar su hidratación

Si nos preguntamos desde qué momento el bebé necesita tomar agua, la respuesta es sencilla y obvia, la necesita desde que nace, pero en ese momento de la vida la necesidad estará cubierta por la leche. Este es el único líquido que el bebé requerirá en sus primeros meses de vida.

En esos casos se puede dudar si el pequeño llora ya que tiene hambre o llora por tener sed, lo cierto es que en ambos casos la mejor solución seguirá siendo la leche. Pensemos que cuando se agreguen alimentos a su dieta no será unicamente para incorporar el agua, ya que muchos de los alimentos que incorporaremos a su dieta tienen un contenido de agua menor a la leche.

¿Cómo saber si el pequeño necesita más agua?

Si notamos que el bebé está activo, saliva de manera abundante y su caca está blanda y orina frecuentemente quiere decir que se encuentra perfectamente hidratado. Pero existen ciertos aspectos que nos podrían demostrar que el pequeño requiere agua extra.

Los niños pequeños pueden mostrar signos de deshidratación, los que se relacionan con una desnutrición.

Tendremos que prestar atención a si ha reducido la producción de saliva, si su orina es más oscura y sus heces se están volviendo más duras. Además, se podrá mostrar más irritable y solo se calmará cuando tome leche. En ese momento podrás consultar con el pediatra si ya llegó el momento de darle agua.

En el caso de que tenga menos de seis meses y aparezca alguno de los síntomas que te mencionamos antes lo ideal será darle más cantidad de leche y no darle agua u otro líquido.

Normalmente los niños pequeños pueden mostrar signos de deshidratación, los que se relacionan con una desnutrición, en estos casos brindarle agua no será lo más recomendable ya que los podremos estar hidratando pero no alimentando, lo mejor será darle leche que además de agua contiene alimento.

Si el bebé ya empezó a incorporar algunos alimentos a su dieta y tiene síntomas de falta de líquido y la evolución de su peso es buena se le podrá ofrecer agua, si la necesita la tomará sino la rechazará. Si el peso del bebé es inferior al que debería tener en lugar de agua se le tiene que ofrecer leche. Si aún tienes dudas reiteramos la importancia de consultar con el médico.

¿Cómo saber si está tomando mucha agua?

Podemos ver dos puntos claves para saber si los bebés se encuentran tomando demasiada cantidad de agua: que orine demasiado, o sea, que se note una continua pérdida de pis del pañal o que rechace la comida pidiendo cada vez más agua.

Una buena medida para poder revertir esta situación es ofrecerles pequeñas cantidades, no llenar su biberón o tacita sino darle una cantidad que les permita estar hidratado sin caer en un exceso.

Es bueno que tengamos la costumbre de aprender a observar los cambios en las necesidades de nuestros niños, así sabremos cómo actuar frente a cada caso y, si tenemos que llevarlo al médico por alguna razón, podremos transmitir perfectamente la información.

Vía | Mi pediatra online
Foto | Pixabay – Mabellimago

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *