23 marzo 2013 Noticias

Catarata de agua

El agua es fuente de vida, todos los médicos nos aconsejan mantenernos hidratados, en especial darle de beber agua a los más pequeños para cuidar su salud, pero, en algunos sitios del mundo son muchos los pequeños que mueren por enfermedades vinculadas al agua.

Parece mentira que en el siglo XXI mueran cada día 1800 niños por enfermedades diarreicas por beber agua en mal estado. Las peores estadísticas al respecto se encuentran en sitios como China, Pakistán, República del Congo, India y Nigeria. Entre las principales causas de estas muertes es que la higiene y el saneamiento siguen dejando mucho que desear.

Estos datos fueron dados por Unicef con motivo del Día Mundial del Agua que se celebró ayer. Sanjay Wijesekera, responsable del programa de Unicef de Agua, Saneamiento e Higiene señala que: “a veces nos enfocamos tanto en los grandes números, que no somos capaces de ver las tragedias humanas que subyacen en cada estadística” agregando que “si 90 autobuses escolares llenos de niños se estrellaran cada día y no hubiera supervivientes, el mundo prestaría atención. Esto es precisamente lo que ocurre a diario debido a la mala calidad del agua, saneamiento y la higiene“.

Las declaraciones de esta funcionaria son muy preocupantes y ciertas. A veces, cuando las muertes son tan lejanas, no tomamos conciencia y nos cuesta ponernos en esos lugares en donde el agua, un bien indispensable, puede ocasionar la muerte de un bebé.

En el Día Mundial del Agua se le ha pedido a las autoridades y a los ciudadanos de todos los países que recuerden que las estadísticas pueden (y son) frías, pero detrás de cada número hay un niño y una familia real.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr – Fabio Goveia

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 marzo 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *