25 agosto 2014 Juegos y juguetes, Seguridad

Comprar juguetes seguros

El juego es vital para el desarrollo de nuestro bebé. A través de la diversión que provoca el juego, nuestros pequeños van a descubrir nuevas formas de comunicarse, entender el mundo que les rodea y abrir nuevas puertas hacia la imaginación y la fantasía. Los juguetes son, por lo tanto, estupendos aliados para el feliz crecimiento de nuestros niños.

Pero no todo juguete es válido. Hay que tener muy en cuenta algunas recomendaciones para que ese objeto sea seguro y no nos traiga ningún problema. Además de elegir aquel que sea adecuado para su edad, también debemos ser muy cuidadosos con otros aspectos.

  • Lee con cuidado las etiquetas. En este tipo de etiquetas de advertencia te van a explicar si existe algún peligro para los niños, sobre todo para los menores de 3 años. Si contiene piezas pequeñas o pilas, con el consiguiente problema de que pueda llevárselo a la boca.
  • Revisar que no tenga puntas o bordes afilados. Los juguetes para los bebés deben tener vértices redondeados para evitar que se hagan daño, pueden caerse sobre él y llevárselo a la boca o los ojos.
  • Cuidado con los cables o cuerdas. Si el juguete lleva algún tipo de cordón asegúrate que no es demasiado largo y no se puede desprender del juguete, para evitar que se enrede en alguna parte peligrosa del cuerpo del bebé.
  • Cuidado con los juguetes con piezas pequeñas. Sabemos que los bebés se lo llevan todo a la boca, así que si este juguete lleva piezas que se puedan desprender o quitar fácilmente, no son nada recomendables para menores de 3 años, ya que fácilmente podría provocar un atragantamiento.
  • Siempre juguetes resistentes y fuertes. Debe ser robusto y realizado con un material que resista los golpes que va a llevarse, en el caso de una caída no debe romperse.
  • Comprueba que los sonidos no son excesivos. Los juguetes con ruidos y música les encanta a los niños, pero debes comprobar que el volúmen no es demasiado alto, ya que podría dañar el oído del pequeño.
  • Asegúrate que no es tóxico. Las pinturas, los plásticos o los papeles pueden estar fabricados con algún material que contenga productos químicos. Debes comprobar que viene indicado en la etiqueta como “no tóxico”.
  • Mira siempre que esté homologado por la Unión Europea y que no ha sido retirado del mercado.

Vía | Comología
Foto | 5 mimitos

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 agosto 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *