18 junio 2009 Embarazo, Fertilidad

Las complicaciones en el embarazo aumentan a partir de los 35 años
Todas sabemos que lo ideal sería ser madre joven. Sin embargo, por muchos motivos cada vez retrasamos más la edad de nuestro primer embarazo. Hoy una mujer que tiene un bebé a los cuarenta, no se siente fuera de lugar. Parece que somos más jovenes durante más tiempo, pero los especialistas nos recuerdan que sólo es así en el exterior.

El Colegio Británico de Ginecólogos ha recomendado que las mujeres intentemos ser madres entre los 20 y los 35 años, para minimizar los riesgos para la mujer y el bebé. Nos recuerdan que a partir de los 35 se multiplican los problemas para el bebé, en número de abortos y partos prematuros y hay más problemas durante el parto.

Han avisado que “retrasar el embarazo está asociado con más problemas reproductivos, más infertilidad y mayores complicaciones médicas, así como mayor mortalidad infantil y materna”. La explicación según el doctor José Manuel Bajo Arenas, presidente de los ginecólogos españoles, es que los ovocitos envejecen a partir de los 35 y su edad genética influye en el embarazo. Añade que a partir de esa edad aumenta el riesgo de hipertensión y complicaciones en el parto.

Bajo Arenas considera que lo ideal sería de los 30 a los 35 años. También comentó que se puede recurrir a congelar los ovocitos de la mujer cuando aún es joven para implantarle sus propios óvulos si supera una determinada edad. El límite lo pone en 50 años, como algo de sentido común. Los ginecólogos británicos han solicitado que haya campañas informativas para que las mujeres sepan los riesgos que conlleva un embarazo con más de 35 años. Por su parte una asociación de matronas del Reino Unido reconoce que esos riesgos existen, pero que se debe respetar el derecho de la madre a decidir.

Es bueno tener información para poder decidir, estoy de acuerdo con las matronas británicas.

Vía | El Mundo
Foto | Promourodinu

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los factores de riesgo en el embarazo 16 febrero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *