31 enero 2009 Embarazo, Padres y madres, Salud

madreybebé
Sabemos que las madres alimentan y cuidan de su bebé desde el momento de la concepción. La mamá y el bebé desarrollan una relación con una fuerte base biológica desde el primer momento. El embrión genera unas sustancias que desactivan en la madre el proceso de rechazo ante un ente extraño y otras que estimulan la producción de hormonas como la oxitocina.

Ahora se sabe además, que a partir de la cuarta semana de gestación, el bebé transfiere células madre multipotenciales a su progenitora. Estas células permanecen en la médula ósea de la mamá durante toda la vida.

La importancia de este hallazgo, es por un lado que están conviviendo células diferentes, lo que puede tener importantes repercusiones clínicas. Por otro lado, se conocen casos de recuperación espontánea de lesiones cardíacas o hepáticas de la madre, muchos años después de haber tenido su bebé.

Para mí, esto constata una vez más, que ser madre no significa sólo dar desinteresadamente. Recibimos mucho más de nuestros hijos de lo que parece a primera vista.

Vía | El Mundo

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Atención con los bancos privados de células madres 12 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *