3 agosto 2011 Embarazo, Salud

Los campos electromagnéticos podrían afectar al feto
La tecnología en general siempre está bajo sospecha de ser un riesgo para la salud. Constantemente salen estudios contradictorios que en unos casos apoyan la tesis del perjuicio y en otros la rebaten. La investigación que comentamos hoy habla de una posible relación entre que el bebé desarrolle asma y la exposición en el embarazo a campos magnéticos procedentes de los cables de alta tensión y de aparatos del hogar como las luces fluorescentes, las máquinas de fotocopias, las mantas eléctricas, los microondas y los secadores de pelo.

Se siguió a 626 mujeres desde el embarazo y hasta que los niños tuvieron 13 años. Se midieron los niveles de exposición diarios a los campos magnéticos durante la gestación y se dividieron en alto, medio y bajo. Casi un 21 por ciento de los hijos desarrollaron asma. Aquellos cuyas madres habían tenido una exposición alta tenían 3.5 veces más probabilidades de desarrollar asma que los hijos del grupo de nivel bajo.

El estudio realizado por el Dr. De-Kun Li, epidemiólogo reproductivo y perinatal de la División de Investigación de Kaiser Permanente, en Oakland, California, apunta a que hay una relación entre los campos magnéticos en la gestación y el asma. Se desconoce el motivo pero piensan que las ondas podrían interferir en la comunicación celular, afectando al sistema inmunológico que está en desarrollo y favoreciendo la aparición del asma.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Steven and Alexandra Cohen de Nueva York, cree que el estudio es consistente pero no suficiente para dar recomendaciones en este sentido. Ha comentado que, “Un hallazgo inicial como este podría no ser suficiente para emitir advertencias de salud pública, pero el sentido común sugiere que quizás la gente y la sociedad deban tener en cuenta las cantidades crecientes de exposición a campos magnéticos que nos rodean a todos”. Añade que las embarazadas quizá deberían tomar medidas para minimizar la exposición.

Esperaremos al próximo estudio que refute este, que como decíamos al principio, es lo que suele ocurrir con este tema.

Vía | Healthfinder
Foto | Flickr-EduDori&Co

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 4 agosto 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *