24 mayo 2017 Noticias, Nutrición

Bebés y zumos

Bien es sabido por todos que el alimento más completo y beneficioso para nuestro bebé, nada más nacer, es la leche materna. A través de ella nuestro hijo va a recibir todos los nutrientes necesarios para iniciar su largo camino en la vida. Pero pasados unos meses, nuestro pediatra nos irá indicando que, además de la leche de mamá, también vayan introduciendo algunos alimentos más, con el fin de ir completando su dieta y educando su paladar.

Uno de los primeros que aparece en su menú son las frutas. Será entre los 6 y los 9 meses cuando, generalmente, su médico te recomendará que vayas ofreciéndole alguna fruta. El problema es que nuestro niño no tiene dientes y todavía no ha desarrollado sus dotes de masticación, así que tendremos que dársela en forma de líquido. Pero ¿son buenos los zumos para los niños tan pequeños?

Nada de zumos hasta, al menos, los 12 meses

Debido al alarmante aumento de la obesidad en la sociedad infantil, la Academia Americana de Pediatría, tuvo que poner una clara restricción de limitar el uso de zumos en los bebés hasta, al menos, haber cumplido los seis meses. Sin embargo, y dado a que esta medida parece no ser suficiente, ahora han aumentado el límite hasta que el bebé no haya cumplido su primer año de vida.

Cuando se habla de zumos de frutas se refieren, efectivamente, a zumos que son 100 por 100 naturales, en ningún caso aquellos que se comercializan en los supermercados y cuyo contenido en nutrientes es más que cuestionable, equiparándose, tanto en azúcares como en otros componentes nada beneficiosos, a los refrescos y otras bebidas con altos contenidos en azúcar.

Sin embargo, y aunque el zumo sea totalmente natural y lo hayamos elaborado en casa, los pediatras opinan que la fruta debe ser tomada por piezas por unos motivos muy claros: no perdemos ningún nutriente que nos ofrece la fruta entera, como puede ser la fibra, y así tenemos más sensación de saciedad, por lo tanto no necesitaremos tomar mayor cantidad para sentirnos satisfechos.

Bebé y frutas

Hasta los 3 años el consumo debe ser moderado

Algunos padres piensan que, precisamente, por ser natural pueden darles zumos a cualquier hora, llegando a sustituirlo por otros alimentos que son fundamentales durante su desarrollo, por ejemplo la leche materna o de fórmula, que son fuente imprescindible de proteínas y grasas, sin olvidar los minerales tan importantes como el calcio.

Aunque estamos hablando que podemos ofrecerles zumos a partir del año, las recomendaciones también nos advierten que debemos hacerlo de forma moderada hasta que cumplan, al menos, los 3 años. Sin olvidar nunca que un zumo nunca es sustitutivo de la fruta.

Vía | T13
Fotos | Jugos curativos y Una mamá novata

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *