28 abril 2014 Noticias, Nutrición, Salud

Dormir poco y comer más

Las primeras ocupaciones de nuestro niño nada más nacer son las de dormir y comer. Durante los primeros meses veremos como nuestro pequeño pasa la mayor parte del tiempo sumido en un profundo sueño que, poco a poco, irá dejando paso a momentos en los que se encuentre más despierto y vaya explorando el mundo que le rodea. Así que no es extraño que, al menos en esos primeros días, sólo se despierte para tomar su alimento o reclamar un cambio de pañal.

Pero también es cierto que hay otros bebés que tienen un sueño más ligero o sus horas de descanso se acortan de forma considerable, por lo que todo ese tiempo que están despiertos lo emplean en la otra tarea de puntual obligación: comer. Y esto ¿qué supone?, pues una ingesta mayor de calorías que podrían desembocar en problemas de obesidad a muy temprana edad.

Al menos esta es la conclusión que han sacado unos investigadores británicos de la University College London tras un estudio realizado a más de 1.300 familias. En él se comprobó que aquellos bebés que duermen menos de 10 horas al día tienen un riesgo de sobrepeso mayor que los que descansan durante más tiempo.

Estas familias, con bebés entre 16 y 21 meses, fueron estudiadas minuciosamente observando la rutina de sueño de los niños y su dieta. Los resultados fueron contundentes: aquellos pequeños que dormían menos de 10 horas diarias consumían más de 100 calorías que aquellos otros que tenían un sueño más prolongado, lo que acababa desembocando en mayores problemas de peso.

Vía | La prensa gráfica
Foto | Siempre 88.9

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 28 abril 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *