30 agosto 2016 Educación, Embarazo

concebir de enero a marzo

En torno al mundo del embarazo y la gestación se siguen realizando continuos estudios con el fin de descubrir determinados problemas de salud, tanto física como psíquica, en los seres humanos y que podrían venir determinados por esos meses de crecimiento en el útero materno. Si bien, muchos de ellos todavía son hipótesis que se deben comprobar a largo plazo, lo cierto es que parece que no van del todo desencaminadas.

Hoy nos encontramos con uno de esos estudios que vuelve a incidir en la necesidad de la vitamina D durante el embarazo y las consecuencias que tiene en el bebé la carencia de este nutriente. Explicación que dan cuando comprueban que aquellos niños concebidos entre los meses de enero a marzo, pueden presentar problemas en el aprendizaje. No olvidemos que la vitamina D es la conocida como la vitamina del Sol, y la incidencia de este astro, durante esos meses, es menor que en otras épocas del año.

Problemas de aprendizaje debido a la falta de vitamina D

Son muchos los estudios científicos que se han ido haciendo eco de la importancia de la vitamina D a lo largo de la gestación. No en vano, en muchos países, especialmente aquellos en los que la presencia del sol es mínima, se toman como suplemento vitamínico a lo largo de la gestación. Esclerósis múltiple, caries e, incluso, obesidad, son algunas de las enfermedades asociadas a esta carencia.

Ahora, además, un estudio realizado en Reino Unido, viene a constatar que los niños cuya madre carecía de suficientes reservas de vitamina D durante el embarazo, tienen mayor riesgo de padecer problemas de aprendizaje como la dislexia, déficit de atención, hiperactividad o problemas de lectura.

800 mil niños escoceses a examen

El estudio se ha realizado después de examinar a 800 mil niños escoceses, entre 2006 y 2011, con un trabajo conjunto entre las Universidades de Cambridge, Glasgow, el Servicio de Sanidad Público inglés y el Gobierno escocés.

Las cifras fueron especialmente claras al observar que el 8,9 por ciento de los niños concebidos entre los tres primeros meses del año, presentaban problemas de aprendizaje; frente al 7,6 por ciento de los que habían sido concebidos entre julio y septiembre.

Tomar complementos de vitamina D

Además del calendario también influye una nueva forma de vida

Según las conclusiones a las que llegaron los expertos, los meses de más frío y en los que el sol está más alejado, son importantes para nuestras reservas de vitamina D, mucho más si estás esperando un bebé. Pero además del calendario, también alertan sobre la forma de vida a la que se está acostumbrando la población. Vivir más en casa, no dar paseos al aire libre o disfrutar del ocio en el propio hogar son importantes para no entrar en contacto con el Astro Rey.

Por ello aconsejan que, al igual que se toman otros complementos vitamínicos como el ácido fólico, también se incluya la vitamina D, sobre todo para las que han decidido quedarse embarazadas, o lo están, en los tres primeros meses del año.

Vía | Cuatro
Fotos | Pixabay – Unsplash y Cuidados de tu salud

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *