18 marzo 2015 Desarrollo, Juegos y juguetes

Bebé jugando solo

Desde que nuestro bebé viene al mundo, todo su cuerpo se convierte en un potente receptor de nuevas emociones y sensaciones. A través de lo que le rodea, el pequeño va a ir creciendo y convirtiéndose, poco a poco, en un ser independiente y selectivo. Será a través del juego cuando nuestro pequeño vaya consiguiendo conectar con ese nuevo mundo creado para él.

Si bien durante los primeros meses necesita de nuestra ayuda y aliciente para todo, es a partir de los 3 o 4 meses de vida cuando podemos comprobar que se maneja de forma distinta, busca con la mirada ciertos objetos y expresa ciertas emociones ante algunas visiones. Es el momento de aprender a jugar solo, algo que le reportará grandes beneficios. Pero ¿qué podemos hacer para facilitarle esta tarea?

  • Observarás como nada más despertarse ya empieza a mirarse las manos, balbucear o moverse a su aire. Es un momento de placer y juego por lo que es mejor que le dejes que disfrute de su libertad. Para que ese entretenimiento sea más completo, puedes colgarle un móvil, un espejito o cualquier peluche en su cuna.
  • Haz que el entorno sea más atractivo. Tumbado en una manta en el suelo, deja a su alcance algunos juguetes y verás como le resultan más divertidos cuando está solo, de esta forma los descubre y pone su atención en ellos.
  • Al igual que en el resto de actividades, en el juego también necesita su rutina. Establece pautas en las que juguéis juntos, y otras en las que lo haga él solo.
  • Cuando esté entretenido jugando solo, sal de la habitación. Evidentemente no te vayas muy lejos y siempre que estés segura que no corre ningún peligro. Así irás reforzando su independencia.
  • Ayúdale siempre que te lo pida, pero sin ofrecerte antes. Deja que resuelva por él mismo las pequeñas trabas que se le presenten en el juego, sus capacidades son ilimitadas y no siempre creemos en ellas. Ésto le estimulará mucho más.
  • El tiempo depende de cada niño, pero ten en cuenta que durante los primeros meses, y hasta el año, podrán estar solos entre 5 y 10 minutos; a partir de ahí y hasta los 3 años ya pueden divertirse sin ti hasta llegar a la media hora, más o menos.

Vía | Con mis hijos
Foto | 5 mimitos

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *