25 mayo 2013 Noticias, Salud

Detectar la depresión posparto
Cada día la ciencia médica nos sorprende con algún paso hacia adelante que resulta de los más esperanzador, especialmente cuando se trata de conseguir encontrar las respuestas a ciertos enigmas que ocurren en nuestro organismo sin que nosotros nos sintamos capacitados para llevar el control. Y así nos encontramos con las depresiones postparto.

Pero al parecer, y según unas últimas investigaciones, esto podría ser evitable o, al menos, predecible. Un simple análisis de sangre durante el embarazo podría detectar, en un 85 por ciento de los casos, si la madre es susceptible a padecer una depresión tras el nacimiento de su bebé.

Al parecer, la depresión se origina por la alteración química de dos genes. Hasta el momento se pensaba que era la drástica caída de los estrógenos, tras el nacimiento, la que provocaba estos repentinos cambios de humor. No hay que olvidar que esta sustancia influye directamente en el hipocampo, lugar en el que conviven y se gestan los estados de ánimo. Pero tras observar a más de 50 madres recientes, vieron que en todas los niveles de estrógenos estaban similares y no todas tenían una actitud negativa, por lo tanto tendría que existir otra respuesta.

Así descubrieron que los genes conocidos como TTC9B y HP1BP3, actúan directamente en el hipocampo, por lo cual ellos pueden ser los causantes de este desequilibrio anímico tras el parto.

De esta forma tan sencilla, como realizando un simple análisis de sangre en cualquier mes de la gestación, podemos conseguir saber si esos genes nuestros están preparados para poner una zancadilla a nuestro ánimo o, por el contrario, no vamos a tener ningún riesgo. De esta forma podremos adelantarnos antes de que la depresión sea mucho más grave.

Vía | El comercio
Foto | Asociación de periodistas

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 mayo 2013
  2. Tratamiento para la depresión postparto 19 septiembre 2013
  3. Los bebés también pueden sufrir depresión 5 septiembre 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *