Me duele la espalda

Me duele la espalda

Escrito por: Leticia   @leticiadelpino    17 febrero 2010     11 Comentarios     2 minutos

Mientras nos encontramos embarazadas, nuestro cuerpo sufre muchos cambios, algunos de ellos suceden sin que nos demos cuenta y solo nos damos cuenta cuando empezamos a sentirnos incómodas.

Nuestra espalda es una de las partes del cuerpo que más cambios sufren, es la más sufrida por el aumento de nuestra barriga. La mayor parte de las mujeres padecen dolor, sobre todo en la región lumbar. Evitando malas posturas y evitando el sedentarismo nos ayudara a aliviar y a prevenir este malestar.

A medida que el embarazo avanza, los músculos de la espalda se sobrecargan y se contracturan. Como consecuencia de eso puede surgir el dolor en la región lumbar y en el nervio ciático (que irradia a las piernas). En ello influyen varias cosas:

La relajación de los músculos del abdomen es necesaria para que el útero pueda crecer. En condiciones normales, la tensión entre la espalda y los músculos del abdomen provoca un equilibrio que mantiene la columna recta. Al relajarse los músculos del abdomen la embarazada esta arqueada hacia atrás y ejercita en forma excesiva los músculos de la espalda para mantener el equilibrio, lo que facilita que la región lumbar se contracture y aparezca el dolor.

La falta de tono muscular en los glúteos, ya que estos son los encargados de estabilizar la pelvis y brindan apoyo a la columna vertebral. Cuando no se tiene buen tono muscular en los glúteos el aumento de peso y la modificación de la curva de la columna hacen que la articulación sacroiliaca, que es la que fija la columna a nuestra pelvis, pierda estabilidad, provocando dolor en la zona lumbar baja y en las nalgas.

Aumento de peso luego del quinto mes de gestación. Este aumento se localiza casi todo en el abdomen, sobrecarga los discos intervertebrales de la región lumbar y causa malestar y en el peor de los casos puede provocar una fisura o incluso una hernia de disco. Por otro parte, el aumento del volumen del útero puede provocar presión en las raíces nerviosas del hueso sacro y provocar ciática (un dolor intenso que irradia hacia la pierna).

Vía | Ahora Mamá


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.