Embarazo, semana 25

Embarazo, semana 25

Escrito por: Belén    15 octubre 2009     16 Comentarios     2 minutos

Cada semana que pasa te sientes más cerca de tu bebé. Ahora te resulta más fácil distinguir entre los ratos que está activo y los que descansa. Puede que estés empezando a sentir el “síndrome del nido”. Aunque es casi irresistible, piensa que no sólo queda tiempo hasta que el bebé nazca, también hasta que utilice su habitación.

La progesterona puede causarte algún problema digestivo. Por un lado ralentiza el vaciado del estómago y por otro relaja la boca del estómago y en ocasiones la válvula no cierra del todo. Esto puede provocarte reflujo o ardor de estómago. Si te ocurre, evita la comida picante y grasa y procura comer poca cantidad cada poco tiempo. Si te resulta insoportable habla con tu médico antes de tomar ningún antiácido.

Con el crecimiento del útero pueden surgir otras molestias, la piel puede picarte y podrian empezar a apercer las estrías. La crema será tu mejor aliada en ambos casos. También puedes notar pinchazos en las piernas o la parte baja de la espalda. Son normales y la mejor forma de intentar aliviarlos es cambiando de postura, descansando o dándote un baño caliente.

Tú bebé sigue su desarrollo. Comienza a contarle cosas porque puede que ya oiga tu voz. Se está formando la estructura de su columna vertebral y los huesos siguen adquiriendo masa. En su carita se separan las aletas de la nariz y en su boca se están formando las papilas gustativas.

Mide 23 centímetros de la coronilla al culete y pesa alrededor de 700 gramos, más o menos lo mismo que el Sony Vaio X. Como siempre, recuerda que estos datos son orientativos y cada feto se desarrolla a su ritmo.

Vía | Baby Sitio
Más información | Embarazo, semana 24


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.