Consejos para fotografiar a los bebés

Consejos para fotografiar a los bebés

Escrito por: Sacra    25 noviembre 2009     16 Comentarios     2 minutos

Cada gesto que descubren, un mínimo parpadeo de asombro, ese evento en el que los hemos puesto especialmente elegantes o la simple sorpresa del día a día, merece ser conservada, no sólo en la memoria, si no también en las imágenes que, en forma de fotografía, nos van a acompañar durante toda la vida. La infancia, con respecto al resto de las etapas del ser humano, es tan breve y tan intensa, que no deberíamos perder un segundo en vivirla intensamente, compartirla con nuestros pequeños que, a la vuelta de cualquier esquina o, ante el soplo de un calendario, ya se nos han hecho adultos.

Para hacer buenas fotografías a los bebés, no siendo profesionales, podemos guiarnos por una serie de trucos que nos pueden servir para que esos recuerdos, convertidos en imágenes, tengan una buena calidad, aprovechando al máximo las capacidades de nuestra cámara y las dotes artísticas de nuestro modelo.

Uno de los elementos más importantes a tener en cuenta es la luz. La mejor, sin duda, es la luz natural y la más apropiada es la que aparece en el amanecer o en el atardecer. Observa siempre no tener el sol de cara, porque si no la imagen quedará a contraluz. Tampoco debemos poner al niño frente al sol porque, entonces, cerrará los ojos, de igual modo pasará con el flash si lo tenemos encendido durante mucho tiempo.

Otro elemento es el encuadre. Este nos va a servir para fotografiar aquello que nos interesa, por lo tanto, en este caso el niño, debe estar en el centro de la imagen. Si lo que queremos es sacar algún detalle especial: las manos, la boca, las piernas… lo mejor es hacerlo mientras está dormido, aunque debemos llevar cuidado con el flash.

Para que no salgan desenfocadas podemos hacerlas del modo automático, de este modo nos aseguramos que salgan bien aunque si preferimos hacerlas de forma manual lo mejor es quitar objetos de alrededor que puedan distraer el enfoque.

Una vez realizadas sólo tenemos que guardarlas en el ordenador. En la actualidad existen buenos programas que te ayudan a que esta tarea se haga de una forma sencilla y práctica, del mismo modo que te ayudan a reparar algunos detalles que, quizás, no te hayan salido a tu gusto: mal encuadrado, algún elemento extraño que hay que borrar, los desagradables ojos rojos, etcétera. También puedes, además de archivarlas en el ordenador, imprimirlas a papel y confeccionar un bonito álbum donde, además de las imágenes, incluyas algún detalle, dibujos, una flor seca, unos versos, etcétera.

Vía | Ser Padres
Imagen | Foto Fantasy


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.