4 febrero 2015 Entretenimiento, Salud

tecnologia y daño en el cerebro

La tecnología se ha impuesto en nuestra vida de una forma tan sólida que apenas podemos movernos sin tener un dispositivo a nuestro alcance. Desde el uso de teléfonos móviles, que ya nos parecía una barbaridad aquello de estar controlados a lo largo de todo el día, hasta los modernos smartphones, que además nos permiten el seguimiento de cualquier tarea, apenas han pasado unos años, los suficientes para que los bebés de ahora vengan “programados” para entender cualquier asomo de novedad tecnológica, por muy complicada que sea.

Es por ello que el modo de diversión para los niños ha cambiado de forma radical. De salir a la calle a jugar con los amigos, llenarse de tierra o jugar con las piedras, hemos pasado a quedarnos en la comodidad del sofá, con un aparatito en las manos y embobados frente a lo que la pantalla nos muestra. Pero ¿hasta qué punto es beneficioso para nuestros hijos? Según un estudio realizado por la Universidad de Boston, Estados Unidos, el uso de smartphones o tablets en bebés menores de 3 años podría dañar su cerebro.

La conclusión a la que llega este estudio nos pone en alerta sobre el uso de estos dispositivos en los bebés. Al parecer, el uso continuado de los smartphones y tablets en menores de 3 años puede afectar directamente a su desarrollo cerebral, retrasando el aprendizaje social y emocional, además del propio desarrollo “natural” del niño.

De entre las desventajas más notables que encuentran y que afectarán a sus habilidades posteriores, nos encontramos con una limitación a la hora de adquirir conocimientos de deducción y lógica, lo que supondrá un impedimento a la hora de desenvolverse en las matemáticas y ciencias en general. También sus habilidades manuales se verán mermadas, ya que son sólo deslizar un dedo lo tienen todo a su alcance.

Como en los cuentos, la moraleja final es no dejar a los niños pasar demasiado tiempo frente a estos aparatos, parece que hemos olvidado pasar más tiempo con ellos, jugar, divertirnos juntos y enseñarles modos de ocio tradicionales que, seguro, les aportarán muchos beneficios.

Vía | Qué!
Foto | Trome

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Los niños pobres nacen con su cerebro más pequeño 9 abril 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *