3 agosto 2015 Consejos, Salud

tomar sol tripa

El verano es la época ideal para disfrutar de la playa o la piscina. El sol está en todo su esplendor, así que seguro nos apetece darnos un buen bañito y, después, tumbarnos bajo los rayos solares a broncearnos un poco. Si somos de las que nos gusta tener ese tono dorado llegadas estas fechas, pueden surgirnos muchas dudas si estamos embarazadas.

No tenemos porqué cambiar nuestro hábito veraniego incluso aunque estemos esperando un bebé, incluso la zona más delicada, que es la tripa, no sufre ningún daño cuando tomamos el sol, eso sí, siempre debemos tomar un máximo de precauciones y llevar un especial cuidado, especialmente porque ya sabemos que las hormonas, siempre en constante revolución, nos pueden gastar alguna que otra mala pasada.

La vitamina D, que es la que nos aporta el sol, es especialmente beneficiosa para nuestro organismo y, también, para el de nuestro bebé. Así que un ratito de sol al día nos va a venir estupendamente. Eso sí, siempre evitando las horas en las que se lanza con mayor fuerza. Evitar exponerse entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde.

Otro cuidado necesario es el de utilizar protección adecuada. Piensa que la piel de tu vientre se encuentra tan dilatada que está mucho más frágil y sensible, por lo que es más fácil que se te queme. Una crema solar de factor mayor a 50 es la ideal. Y no te confíes, ve reponiendo cada cierto tiempo.

Como ya hemos dicho, las hormonas, unidas al sol, pueden provocar ciertos “problemas” en tu piel. La aparición de manchas o acentuar la línea alba, esa que surge de forma vertical desde el ombligo, pueden ser algunos de los inconvenientes, sin olvidar las tan temidas estrías. Importante también, para ello, beber mucha agua.

Foto | Su Bebé

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *