12 noviembre 2009 Consejos, Parto

Técnicas para girar al bebé que viene de nalgas
La mayoría de los bebés se coloca cabeza abajo cuando se acerca el momento del parto, pero un pequeño porcentaje no lo hace y queda encajado por el culete o los pies en lo que se llama presentación podálica. También hay un pequeño grupo que queda atravesado, como a medio camino. La presentación podálica o de nalgas generalmente implica una cesárea, ya que tiene menos riesgos que el parto vaginal.

Hay algunas técnicas para intentar girar al bebé y tratar así de evitar una cesárea. Una de ellas es la Versión Cefálica Externa, por la que el médico o la matrona maniobran sobre la barriga para ir dando la vuelta al bebé. Es una técnica discutida ya que no puede usarse en todos los casos y requiere una cardiotocografía antes y después de realizarla, y es recomendable la infusión intravenosa 15 minutos antes de beta-miméticos. Es necesario que la haga alguien con conocimientos suficientes.

La Versión Cefálica se realiza habitualmente en Estados Unidos porque al carecer de Seguridad Social prima el coste del tratamiento y este es más económico que una cesárea. En algunos hospitales de Galicia se está realizando esta técnica con éxito.

Hay algunas técnicas caseras para intentar girar al bebé a partir de la semana 37, pero consulta siempre con tu ginecólogo antes de intentarlo por muy inocuas que te parezcan. Una de ellas es intentar situar tus caderas por encima de tu corazón. Para ello puedes poner almohadas bajo tus nalgas o buscar una superficie segura e inclinada en la que recostarte con la cabeza en la parte más baja. No mantengas esta postura mucho tiempo. Se supone que la postura favorece que el bebé se aleje un poco de la pelvis y pueda girarse, que es su tendencia natural.

Puedes probar a colocar algo frío sobre la parte superior de útero. Pon un paño entre tu barriga y lo que utilices, por ejemplo una bolsa de verdura congelada. Se supone que el niño al notar el frío huirá de él y se colocará buscando el calor. La técnica contraria es aplicar calor, música o un haz de luz sobre tu hueso pélvico. El bebé tiende a moverse tanto hacia el calor como hacia la música y está probado que también busca la luz. Usa el sentido común con el calor y protege tu barriga como en el caso del frío. Se podrían combinar ambas técnicas.

Hay una técnica de la medicina tradicional china, la moxibustión de la que hablamos hace unos días porque se ha demostrado que no consigue el efecto buscado. Un quiropráctico cualificado podría intentar la Técnica Webster que busca relajar el cuerpo para facilitar el movimiento al feto y que así pueda estar más libre para girarse.

Algunos obstetras en determinados casos practican un parto vaginal de nalgas, pero solo en circunstancias muy determinadas y sólo médicos muy experimentados.

En cualquier caso si te recomiendan una cesárea programada, por mucho que lo deseable sea un parto vaginal, piensa en las ventajas, sabrás en que momento nacerá tu bebé, podrás prepararte mentalmente y sabrás que estarás atendida por un equipo médico completo.

Más información | About.com(en inglés)

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 noviembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *