1 julio 2015 Compras, Padres y madres

Soy Padre: Comprando pañales más grandes

Teniendo en cuenta mi poca experiencia con los bebés, muchas veces tengo que pedir consejo a mi pareja, al pediatra, o incluso buscar en Internet. Tengo muchas fuentes de información a mi disposición gracias a las cuales obtengo muy buenos resultados. Aunque también reconozco que todavía me queda mucho por aprender. Hoy he tenido que salir a comprar pañales. Pero tenía una duda: ¿qué talla debía comprar?

Actualmente nuestro niño está utilizando una talla tres. Le están bastante bien, pero es cierto que hay que anteponerse un poco a los requisitos que vaya a tener durante las próximas semanas. Lleva un tiempo utilizando el mismo tamaño, por lo que he supuesto que más adelante los iba a usar al menos de una talla cuatro. No me he equivocado. De hecho, esos han sido los que he comprado.

No obstante, existen muchos padres que se estarán haciendo la misma pregunta en la que yo he dudado. No os preocupéis. A continuación tenéis una pequeña lista con los factores en los que me fijo cuando voy a comprar pañales:

  • Materiales: los materiales de los pañales son básicos para conocer cómo se sentirá el niño cuando los tenga puestos. Muy aconsejable que sean de una textura lisa (para evitar escozores), suaves y transpirables.
  • Sistemas de ajustes: si no os suena la palabra, tengo que deciros que se trata del sistema que se usará para sujetar el pañal a sí mismo. Es como una especie de pegatina (a ambos lados) que debe ser elástica y resistente. Así se evitará que el pañal se despegue y podáis sujetarlo bien. Y no habrá mayores problemas con lo que se origine dentro.
  • Absorción: cuando el bebé hace sus necesidades, una de las principales funciones del pañal será la de absorber los líquidos y no provocar un escozor o incluso heridas en la piel del niño. La tecnología de absorción debe ser eficaz, con una zona lo suficientemente gruesa como para que no haya derrames. Fijáos en los paquetes de pañales. Si véis la palabra “Superabsorbente” es porque vais por buen camino.
  • Tamaño: la gran duda. Normalmente, los paquetes indican el rango de kilogramos. Por ejemplo, la talla tres está indicada para niños con un peso de entre 4 y 9 kilogramos. Muy importante fijarse en este tipo de cifras.
  • Que estén clínicamente testados: todos los pañales deben pasar por unos determinados controles de sanidad y calidad. Se trata de un punto que yo considero como de muy importante. Así se garantiza el correcto estado de todos los paquetes.

No olvidéis seguir el ritmo del propio bebé, ajustando las compras a sus necesidades. Si veo que próximamente utilizará una talla más grande, por ejemplo, compro un número superior. En el caso contrario, sigo con el mismo tamaño.

La verdad es que este tema no debería daros muchos quebraderos de cabeza. En el mercado existen el suficiente número de marcas y tallas como para poder elegir con libertad, adaptandoos a lo que necesite el niño. En cualquier caso, si tenéis alguna duda grave siempre podéis consultar toda la información que tengáis a vuestra disposición.

Imagen | Pixabay – OpenClipartVectors

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *