16 septiembre 2015 Fertilidad

fecundacion in vitro

Ya hemos ido viendo como para aquellas parejas que sufren problemas de fertilidad existen diversos métodos para poder solucionarlo. Lo que era un hecho inamovible, consiguiendo la frustración de muchos hogares, ahora se ha convertido en una puerta hacia la esperanza.

Dependiendo del tipo de problemas que se presenten, así nos aconsejarán que se realicen determinados métodos. Desde el coito programado, el ciclo natural o la inseminación artificial, hasta el que por ahora, es el más elaborado y sofisticado como es la Fecundación in vitro. Pero ¿en qué consiste?

Generalmente la Fecundación in vitro la aconsejan en aquellos casos en los que se presentan anomalías graves, tanto en el hombre como en la mujer, o en el caso de mujeres que quieren ser madres con esperma de un donante. Como ya hemos dicho, siempre será el ginecólogo el que valore cada situación y aconseje el mejor método.

La Fecundación in vitro se lleva a lo largo de cinco pasos: vigilar el crecimiento de los óvulos en los ovarios femeninos, la extracción de esos óvulos cuando ya están maduros, la recogida de los espermatozoides, la inyección de los espermatozoides sanos en el óvulo femenino en el laboratorio, y una vez se han conseguido los embriones, la implantación en el útero de la mujer.

Aunque parece un proceso extremadamente complicado, lo cierto es que resulta bastante sencillo y con grandes porcentajes de éxito. De todos modos, los profesionales siguen advirtiendo que existen ciertas características que pueden frenar el embarazo, una de las más importantes es la edad materna ya que en mujeres de 38 a 40 años el porcentaje sólo llega al 25 por ciento de éxito.

Vía | Wikipedia
Foto | Tu síntoma

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *