10 septiembre 2015 Fertilidad

inseminacion artificial

Son muchas las parejas que tienen dificultades para ser padres. Una vez ya han probado, sin éxito, las técnicas naturales como el coito programado o la estimulación ovárica es el momento de entrar en métodos más elaborados. Sin duda será el ginecólogo el que valore cual de todos es el más adecuado, dependiendo de los problemas que se presenten. Ya sea en una parte de la pareja o, incluso, en ambas.

Una de las técnicas artificiales de mayor éxito y que más se utiliza en nuestro país es la Inseminación Artificial. Según los últimos datos, sólo en España se realizan más de 23 mil inseminaciones anuales, cifra que aumenta año tras año. Pero ¿sabes en qué consiste la inseminación artificial?

La Inseminación Artificial consiste en colocar los espermatozoides en el útero femenino justo en el momento en el que se está produciendo la ovulación y, por lo tanto, es el perfecto para que se produzca el embarazo. Se trata de un método sencillo y mucho menos invasivo que otras técnicas.

Dependiendo del lugar en el que se depositen los espermatozoides, se dividen en varias clases: la intratubárica, intracervical, intravaginal, intrafolicular e intrauterina. Precisamente esta última es la más utilizada ya que es la que más éxitos consigue.

Pero para que se pueda realizar una Inseminación Artificial la pareja necesita reunir una serie de requisitos para asegurarnos, al menos mínimamente, que va a tener éxito. Primero se realizan una serie de analíticas para descartar enfermedades como la hepatitis, la toxoplasmosis, el VIH, la rubeola o la sifílis, entre otras. Después se comprobará la permeabilidad tubárica de la mujer, para comprobar que las trompas de Falopio funcionan perfectamente. Y en el caso de los hombres se comprueba que sus espermatozoides están sanos y suficientemente fuertes para inseminar.

El proceso es bien sencillo. Primero se estimula a la mujer para que sus óvulos estén preparados. El día elegido se hará la captación del semen masculino y se inyectará en el útero mediante una cánula. No resulta nada doloroso y después de una hora, más o menos, la futura embarazada ya puede abandonar la clínica y hacer su vida con normalidad.

Vía | Reproducción asistida
Foto | Clínica MD

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *