13 septiembre 2016 Seguridad

Verificar los componentes de los artículos

Muchos de los productos químicos que usamos en nuestra vida cotidiana pueden resultar peligrosos para los más pequeños de la casa y para las mujeres embarazadas, hoy te contaremos acerca de qué puede ser nocivo y qué productos son realmente inofensivos. Recuerda siempre que en determinadas ocasiones lo más adecuado es tomar algunas precauciones, una manera de no lamentarse después.

Hasta hace algunos años existían diferentes opiniones con respecto a qué químicos eran malos y cuáles no, pero gracias a las diferentes investigaciones el panorama se fue clarificando. Hoy te contaremos algunas conclusiones que se obtuvieron de los trabajos de Irva Hertz Picciotto, quien se desempeña como subdirectora del Departamento de Ciencias de la Salud pública de la Escuela de Medicina de la Universidad de California (Estados Unidos).

Riesgos para la salud

Existen ciertos riesgos para la salud que pueden ser ocasionados por los químicos presentes en los productos de uso diario. La exposición que se da de manera continua a ciertos químicos presentes en el aire, en la comida, el agua, el suelo y los productos de consumo pueden provocar un incremento en la posibilidad de padecer discapacidades cognitivas además de afectar el desarrollo neurológico de los más pequeños. Entre los riesgos más posibles también se habla de síndrome de déficit de atención y autismo.

La Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia señaló en un informe realizado recientemente que la exposición a ciertos productos genera una preocupante amenaza a la salud reproductiva de los humanos.

Se debe prestar más atención a los componentes de los productos que se usan habitualmente.

Los científicos que realizaron el trabajo consideraron que los efectos pueden ser considerados como una especie de ‘pandemia silenciosa‘ provocada por un conjunto de neurotoxinas, que tienen la capacidad de alterar el correcto desarrollo del cerebro humano.

La importancia de tomar conciencia

Desde la OMS (Organización Mundial de la Salud) señalan en diferentes informes que se debe prestar más atención a los componentes de los productos que se usan habitualmente y que no siempre es posible establecer las consecuencias directas de forma fácil y rápida, recordando siempre que la gravedad de cada caso se relaciona con el grado de exposición.

Lamentablemente los usuarios no siempre somos conscientes de los problemas que traen ni de los compuestos de los productos químicos, no todos tenemos la capacidad de identificar fácilmente los componentes y es raro que nos tomemos el tiempo necesario para leer y seguir al pie de la letra las instrucciones de seguridad, una rutina que tenemos que cambiar.

Químicos potencialmente perjudiciales

A continuación te contaremos cuáles son los químicos que pueden ser potencialmente perjudiciales.

Ftalatos o ésteres de ácido ftálico, se trata de productos que se emplean como disolventes y para la fabricaciones de algunos plásticos. Están presentes en aerosoles para el cabello, acondicionadores, champúes, esmaltes, embalajes para alimentos, cápsulas de medicamentos.

Los compuestos pueden ingresar por la piel, por la vía respiratoria, pasando al torrentes sanguíneo, distribuyéndose así por todo el organismo.

Lo ideal sería elegir lociones y detergentes que no contengan fragancias. Otra buena medida es evitar comprar juguetes cuya etiqueta señale que contienen DEHP, DBP y BBP.

Polibromodifenil éteres: se trata de compuestos bromados que se emplean como retardantes de llama en espumas y plásticos. Se pueden ver en diferentes equipos electrónicos, en los muebles. Esta sustancia vino para reemplazar a los éteres policlorados, que están prohibidos desde la década del 70, pero el sustituto tampoco es una buena solución.

Mercurio: se trata de una sustancia tóxica que cuenta con efectos nocivos para las personas, especialmente para los lactantes, los niños y las mujeres embarazadas. Se aconseja descartar el viejo termómetro de mercurio y cambiarlo por un modelo digital. Verificar, en el momento de comprar cosméticos, que no contengan mercurio. Si tienes que hacerte un empaste dental averigua la posibilidad de usar una amalgama de plata.

Es importante que comencemos a prestar mayor atención a estos temas de la vida cotidiana para garantizar nuestra salud y la de nuestra familia.

Vía | La Nación
Foto | Flickr – Carlos Martinez

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *