22 julio 2009 Padres y madres, Parto

papas que acompañan en el momento del parto

Que los padres acompañen el momento del parto es, sin duda, una de las experiencias más hermosas que ambos puedan vivir. Incluso para el recién nacido es importantísimo que, junto al primer abrazo de su madre, reciba también el de su progenitor. Pero esta tarea que, para la mujer es obligada, necesaria y natural, para el hombre no lo es tanto, al menos que él, por sí mismo, decida compartirla.

Debemos pensar que no todos los seres humanos estamos capacitados para resistir o reaccionar debidamente en momentos tan puntuales y tan concretos como es el nacimiento de un niño. Por eso, lo mejor es que valoréis juntos si esa experiencia va a ser gratificante para ambos. El hecho de acudir o no a ese instante, no significa ni determina su labor como padre y como esposo, pero según las características que reúna, igual no es el mejor compañero para ese momento.

El compañero ‘ideal’ en el paritorio tiene que poseer unas características bien definidas: tiene un carácter tranquilo, no es aprensivo y considera todo un privilegio poder acudir al nacimiento de su hijo. Desde el principio está involucrado en el embarazo y se siente ilusionado y nervioso ante la próximidad del momento. Además debe reaccionar con calma si la situación llegara a complicarse. Pero hay otros que, deberian pensárselo dos veces antes de decidir entrar a formar parte de esa experiencia. Veamos algunos casos.

EL EGOÍSTA. Todavía no se hace a la idea de que su mujer esté embarazada, así que sigue viviendo la vida tal cual, como si nada hubiese cambiado. En el paritorio, este tipo de hombres, resultan demasiado hostiles.

EL ANGUSTIADO. Bombardea a preguntas, busca contínua información y devora cualquier libro que hable sobre embarazos. Durante el parto se muestra desconfiado, receloso y ansioso.

EL SUPER OPTIMISTA. Resulta terrible cuando, en plenas contracciones, te está convenciendo de lo bien que está todo y de lo maravilloso del momento. Además suelen ser de los que, ante cualquier imprevisto, se derrumban totalmente.

EL DOMINANTE. Es el padre, la madre, la matrona y la enfermera, todo en uno. Está convencido de que su mujer es una inmadura que va a ser incapaz de dar a luz con normalidad, así que la anula y en los últimos momentos le quita todo protagonismo.

Vía | Crecer Feliz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 julio 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *