20 julio 2017 Embarazo

Tips para tener en cuenta

Existen diferentes complicaciones que se pueden dar frente a la obesidad en el embarazo, el día de hoy hablaremos de la manera en que puede afectar tanto a la madre como al bebé. En el caso de que exista un sobrepeso se deberán tomar cartas en el asunto lo antes posible y así poder garantizar que el bebé nazca en óptimas condiciones de salud.

Un punto importante para saber si se tiene o no sobrepeso es averiguar el índice de masa corporal antes del embarazo. Este número se obtendrá con un cálculo en base a la altura y el peso.

Si una mujer está teniendo sobrepeso existirá una mayor posibilidad de tener problemas médicos en la gestación. Cuanto más alta sea la cantidad de kilos extra más posibilidades existirán. Entre los inconvenientes menos frecuentes encontramos los abortos espontáneos, que se dan cuando el pequeño muere antes de la semana número 20 de gestación, o los nacimientos sin vida. Además de una alta presión arterial y preeclampsia.

La obesidad, en el embarazo, se puede relacionar también con la diabetes gestacional que tienen algunas mujeres en esta etapa de su vida.

Dentro de las complicaciones más comunes se podría provocar que se adelante el parto, lo que se podría dar antes de la semana 37 de embarazo. Si el parto se da antes del desarrollo total del bebé podrían causarse serios problemas de salud.

Vale la pena aclarar que la mayoría de los niños cuyas madres tienen sobrepeso o son obesas nacen sanos. Pero en algunos casos se pueden ver defectos de nacimientos, especialmente en el cerebro y en la médula espinal, nacimiento prematuro, lesiones en los hombros porque el bebé es muy grande. Además de poder tener obesidad durante su niñez.

Un punto clave es tener la posibilidad de realizar un chequeo general antes del embarazo, en este caso será el profesional el encargado de brindar una dieta saludable y equilibrada.

Las mujeres que están embarazadas no deberían llevar una dieta para adelgazar en la gestación, mucho menos sin el control del médico. Si se realiza una dieta muy restringida puede suceder que el bebé no tenga los nutrientes necesarios para desarrollarse de la mejor manera. Será necesario siempre consultar con un nutricionista para que ayude a planificar un buen plan para seguir adelante.

Se podrá realizar actividad física todos los días, pero también se deberá consultar con el profesional. Dentro de las actividades recomendadas para las mujeres embarazadas encontramos el yoga, la natación caminar, etc.

Vía | Acog
Foto | Pixabay – Aniepan

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *