24 junio 2010 Parto

Un nuevo estudio relaciona los partos inducidos con el aumento de cesáreas
Hace aproximadamente un año contábamos que un estudio de la Universidad de Stanford en California, desmentía la creencia de que la inducción al parto aumenta las posibilidades de una cesárea. Sin embargo en la edición de julio de Obstetrics & Gynecology, una nueva investigación cifra en el doble el riesgo de cesárea cuando el parto es inducido.

El primer estudio del que hablamos consideraba que el error estaba en comparar los partos naturales y los inducidos en un momento determinado de la gestación. Es decir, no se tenía en cuenta el motivo por el que se induce el parto, que en la mayoría de los casos es el mismo que después ocasiona la cesárea. En la investigación actual se reflejan tanto las inducciones electivas como las necesarias.

La preocupación de los ínvestigadores son los partos inducidos por motivos distintos a los médicos. Embarazos que no tienen ningún problema y cuyo fin se adelanta por conveniencia de los padres o los médicos. Para estos casos insisten en que las madres deben saber que tendrán 2,6 veces más probabilidades de tener una cesárea. El 20 por ciento de las cesáreas estudiadas fueron hechas tras una inducción al parto infructuosa.

En Estados Unidos la inducción al parto ha aumentado del 9,5 por ciento de mujeres en 1990 al 22,5 por ciento en el año 2006. Las cesáreas suponen el 32 por ciento de los partos en ese país, una cifra excesivamente elevada. Además, el estudio señala que la inducción electiva cada vez se hace más pronto, antes se esperaba a la semana 39 y ahora cada vez es más frecuente desde la 37.

Lo que parece indudable es que los avances de la medicina deberían estar para ayudar y no para utilizarlos según nuestra conveniencia.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Spaceninja

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *