10 agosto 2016 Embarazo, Noticias

apendice, amigdalas y embarazo

En los últimos tiempos son muchos los estudios e investigaciones científicas que se están realizando en torno al mundo del embarazo y, mucho más, en la dificultad para quedar embarazada. En la mayoría de los casos este problema de fertilidad, se ha realizado con los hábitos en la alimentación, en el consumo de ciertas sustancias o en problemas de salud que han ido acrecentándose con el tiempo.

Dentro de esas investigaciones nos hemos topado con una cuyos resultados nos han sorprendido especialmente. Se trata de un estudio realizado en la Universidad de Dundee, en Escocia, Reino Unido en el que se ha comprobado que aquellas mujeres que fueron operadas de amígdalas o apéndice a temprana edad, tienen más posibilidades de quedar embarazadas que el resto.

La apendicectomía deja de ser la enemiga del embarazo

Durante muchos años se tenía la creencia de que aquellas mujeres que estaban operadas de apéndice tenían más problemas para quedar embarazadas que el resto. Es por ello que en 2012 se llevó a cabo un estudio, en esta misma universidad, para descubrir si era así o una falsa creencia.

Los resultados fueron contundentes, tal es así que esta misma universidad, en colaboración con el University College London, han querido seguir ahondando en el tema para descubrir si existe una relación entre otro tipo de cirugías y que, también, pudieran estar relacionadas con las tasas de embarazo.

Apendicitis

Mayores tasas de embarazo para las operadas de amígdalas y apéndice

Más de medio millón de mujeres británicas, con sus debidos expedientes médicos, fueron cotejadas en esta investigación que llevaron a cabo los dos centros sanitarios. Según los datos resultantes, el 54,4 por ciento de las operadas de apéndice; el 53,4 por ciento de las operadas de amígdalas; y el 59,7 por ciento de las operadas de ambas cosas, quedaron embarazadas mucho antes que aquellas otras que no se habían sometido a ninguna de las cirugías.

En cualquier caso, los autores de esta investigación, quieren dejar bien claro que:

Este estudio no significa que la extracción de un apéndice o de unas amígdalas sanas aumente la fertilidad, aunque sí que significa que las mujeres jóvenes que necesiten este tipo de operaciones pueden someterse a ellas sin miedo a poner en riesgo su futura fertilidad.

Vía | La opinión
Fotos | Pixabay – Widephish y Vida Sana

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *