Manualidades con niños: Un móvil para celebrar el otoño

Manualidades con niños: Un móvil para celebrar el otoño

Escrito por: Sacra    8 noviembre 2009     3 Comentarios     2 minutos

El otoño es una época especial. En él se combinan tantas tonalidades de colores que resulta imposible pasear sin sentirse maravillado por los reflejos que la naturaleza nos ofrece. A poco que podamos disfrutar de la presencia de los árboles, éstos nos aportan una gran cantidad de motivos para regenerarnos anímicamente, haciendo que nos perdamos […]

El otoño es una época especial. En él se combinan tantas tonalidades de colores que resulta imposible pasear sin sentirse maravillado por los reflejos que la naturaleza nos ofrece. A poco que podamos disfrutar de la presencia de los árboles, éstos nos aportan una gran cantidad de motivos para regenerarnos anímicamente, haciendo que nos perdamos entre los ocres, marrones y dorados que, durante esta estación nos llenan la retina y el paisaje allá donde nos encaminemos.

Por eso, también, es un buen momento para plantearnos ciertas manualidades con los niños. Las hojas secas, los frutos típicos del otoño, nos pueden dar muchas ideas para pasar una tarde divertida en casa, al mismo tiempo, que le damos un toque de personalidad propia del tiempo que estamos viviendo. Hoy os proponemos realizar un sencillo móvil cuyos materiales podemos rescatar de cualquier paso por el campo.

Material necesario: Ramas secas, Hojas secas (quedará más bonito si las elegimos de distintas tonalidades) e Hilo o sedal de pescar. Se puede utilizar barniz transparente para proteger las hojas, pero eso será a elección de cada uno.

Modo de hacerlo:

  • Primero vamos a seleccionar las hojas. Aquí el gusto es totalmente personal aunque queda mucho más bonito si hacemos una divertida combinación de varios colores: ocre, rojo, distintos tonos de verde o marrones. Del mismo modo podemos tener en cuenta los distintos tamaños. Si lo tenemos previsto, podemos protegerlas con una mano barniz, eso sí, con cuidado de que no se nos rompan.
  • Colgar las hojas. Para ello vamos a utilizar la ramita seca, que puede ser una o dos formando una cruz y vamos a ir prendiendo de ella las hojas que habremos colgado de un hilo. Hacerlo de forma escalonada, que no queden todas a la misma altura, así hará un efecto mucho más bonito.
  • También podemos incluir algún fruto del otoño: una castaña, una nuez o una bellota.

Vía | Imanualidades


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.