10 mayo 2009 Noticias, Salud

La espasticidad afecta a 3 de cada mil recién nacidos
La espasticidad es un trastorno del sistema nervioso que se refiere a músculos tensos y rígidos con reflejos tendinosos profundos y exagerados. Es uno de los trastornos crónicos más relevantes en la infancia, afectando a 3 de cada mil recién nacidos. En la mayor parte de los casos se produce por una parálisis cerebral infantil (PCI). La espasticidad, es la máxima responsable de la discapacidad para el movimiento de los niños con PCI, siendo esta discapacidad permanente, pero variable con el crecimiento corporal.

El doctor en Neurología Pediátrica, Samuel Ignacio Pascual señaló durante las Primeras Jornadas Hispano-Brasileñas de Neurología Infantil que este trastorno al afectar a los grupos musculares de manera desigual, produce un desequilibrio de fuerzas, que disminuye el movimiento articular y limita el movimiento del músculo afectado. Con el tiempo los tendones y músculos se acortan, pero los huesos siguen creciendo. Esto provoca contracturas permanentes y deformidades.

El trabajo del fisioterapeuta sobre el cuerpo del niño evita que el acortamiento de los músculos y tendones se haga permanente. Una vez que el paciente está estabilizado, puede intervenir el cirujano ortopédico. Otros tratamientos para la espasticidad son los fármacos, la terapia ocupacional, y las ayudas ortopédicas. En algunos pacientes, las inyecciones de Botox pueden ayudar a aliviar las contracciones.

Los síntomas de la espasticidad pueden ser:

  • Reflejos tendinosos profundos y exagerados
  • Tijereteo (cruce de piernas como se cerrarían las puntas de unas tijeras)
  • Movimientos espasmódicos repetitivos, especialmente al tocarlo o moverlo
  • Postura inusual
  • Hombros, brazos, muñecas y dedos de las manos en un ángulo anormal debido a la rigidez muscular
  • Dificultad en el habla

El tratamiento debe iniciarse lo antes posible para ralentizar el progreso de la enfermedad. El apoyo activo de la familia resulta muy eficaz y necesario para los niños aquejados de espasticidad.

Vía | Discapnet
Más información | Proyecto Esperanza

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *