4 julio 2015 Salud

infecciones de orina y verano

Las infecciones urinarias suelen ser habituales en los bebés durante los primeros meses de su vida. Se trata de una proliferación de virus, bacterias o parásitos que se instalan en sus vías urinarias y que puede causarle graves problemas de salud, especialmente si no son detectadas y tratadas a tiempo.

Pero si este problema puede aparecer en cualquier momento, es en verano cuando estas probabilidades se multiplican. El cambio de temperatura, la combinación del calor y la humedad, los cambios en la alimentación o el tiempo de ocio en el que parece que descuidamos ciertos hábitos, pueden ser las causas más frecuentes para que esta infección prolifere. Pero ¿qué podemos hacer?

  • Es importante que cambies el bañador del bebé nada más terminar su baño. Dejárselo puesto húmedo aumenta las posibilidades de que las bacterias proliferen. Especialmente en las piscinas o sitios públicos es normal que estos “bichitos” campen a sus anchas. Así que lo mejor es quitárselo enseguida y secar muy bien sus partes íntimas.
  • Ofrécele mucha agua y tenlo siempre bien hidratado. No sólo para soportar mejor el calor sino para obligarle a hacer pis con más frecuencia, de este modo los virus serán arrastrados en la orina y no proliferarán en su interior.
  • Mantén siempre una higiene adecuada en esas partes. Lávale, especialmente a las niñas, con jabón adecuado para ello y de delante hacia atrás, para evitar que cualquier bacteria del ano se traslade a la vagina.
  • Sigue ofreciéndole una adecuada alimentación e incluye extracto de arándanos en su dieta. Se ha comprobado que este fruto es ideal para prevenir las infecciones urinarias, incluso en los bebés.

Foto | Pixabay – Ben Kerckx

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *