12 febrero 2017 Embarazo

Una rutina para los últimos meses de gestación

El día de hoy hablaremos acerca de un masaje que está recomendado durante la etapa de gestación, se trata del masaje perineal. Muchos expertos consideran que tiene muchos beneficios para evitar que el ginecólogo deba realizar una episiotomía en el momento del parto.

En el embarazo deberemos ir preparando el cuerpo para llegar en el mejor estado al parto, por eso siempre hablamos de lo importante que es tener una buena alimentación, realizar ejercicios bajo la supervisión médica.

Una buena rutina de ejercicios puede incluir a la natación ya que en el agua los músculos comenzarán a fortalecerse para llegar en el mejor estado al parto, también se aconseja fortalecer el suelo pélvico mediante la realización de ejercicios de Kegel. Además de pensar en la importancia de los masajes de periné (una región ubicada entre el ano y la vulva).

En esa zona existe un grupo de músculos y ligamentos por donde pasarán los bebés al nacer. Muchos consideran que son de gran ayuda para evitar la realización de una episiotomía o incisión que permita el paso de la cabeza del pequeño.

Cuando realizar el masaje

Se aconseja comenzar a realizar estos masajes a partir de la semana 34 de gestación, si bien se puede llevar a cabo con anterioridad distintas investigaciones llegaron a demostrar que a partir de ese momento es ideal.

Un punto clave es que antes de comenzar su práctica la mujer debe estar relajada y familiarizada con su periné, para ello se tendrá que poner en una postura que le resulte cómoda y emplee un espejo. Una buena postura es sentada en cuchillas o tumbada con la pierna levantada sobre unas almohadas o un taburete.

Muchos consideran que son de gran ayuda para evitar la realización de una episiotomía o incisión que permita el paso de la cabeza del pequeño.

La región se encuentra en el suelo pélvico, entre el ano y la vulva. Se separa en dos partes, el periné anterior (en donde están los orificios de la uretra y de la vagina) y el periné posterior (donde se encuentra el ano). Ambas regiones se encuentran formadas por ligamentos y músculos, muchos de los cuales participan en la etapa expulsiva.

Los expertos señalan que un buen momento del día para hacerlo es después de la ducha o luego de haberse aplicado compresas templadas en la región para conseguir una relajación de los músculos de la zona. Para un automasaje se deberá colocar en una postura cómoda, se podrá aplicar unas gotas de aceite de almendras en los dedos y comenzar con los masajes.

En un comienzo puede resultar un poco incómodo o molesto, pero en unas semanas se podrá ver como la región está más flexible Las matronas señalan que lo ideal es realizar el masaje perineal al menos tres veces a la semana por unos 10 minutos.

Vía | WebConsultas
Foto | Pixabay – Tawnnina

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *