13 mayo 2009 Recién Nacido, Salud

Hernia umbilical en el recién nacido
La hernia umbilical es una protuberancia hacia afuera del revestimiento abdominal o de parte de los órganos abdominales a través del área alrededor del ombligo. Es decir, alrededor del ombligo aparece la piel abultada, porque hay un orificio por el que sobresale parte del intestino del bebé cuando hace algún esfuerzo. Se debe a que el músculo no se ha cerrado por completo. Las hernias umbilicales son frecuentes en los recién nacidos, un poco más en los de raza negra.

El pediatra puede detectarla con un examen físico rutinario del pequeño. Normalmente no son dolorosas ni requieren tratamiento. Suelen cerrar por sí mismas cuando el niño tiene 3 o 4 años. Si no lo hace, requerirá una sencilla intervención quirúrgica para corregirla tras la que el niño podrá irse a casa el mismo día. En muy raras ocasiones la hernia puede estrangular el tejido del intestino. En ese caso será necesario acudir a urgencias para operarla inmediatamente.

No se saben las causas por las que aparecen las hernias umbilicales ni se asocian con enfermedades, salvo raras excepciones. Tampoco pueden prevenirse. Las fajas o los drenajes no resultan efectivos y no son recomendables. Tampoco se debe recurrir a remedios caseros o tradicionales, como dar golpecitos con una moneda sobre ella. Son inútiles y pueden provocar lesiones e infecciones cutáneas al bebé.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. La faja del bebé no sirve 22 diciembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *