14 abril 2017 Ocio

Excelente actividad para bebés y padres

Te contaremos algunos secretos que debes conocer sobre la matronatación, una manera de aprender a nadar jugando y creando un vínculo especial entre los bebés y sus padres.

El objetivo último de la matronatación es que el bebé se familiarice con el agua y que aprenda, a medida van pasando los meses, a flotar, meter su cabeza y así logren perder el miedo al agua. Sabemos que cuando son bebés son muy pequeños aún para que puedan desarrollar y adquirir autonomía en el medio, pero podríamos recordar que los bebés han estado en líquido durante su gestación en el vientre de su mamá.

Los pequeños se encuentran con reflejos que permiten hacer más simple su desarrollo en el agua. Sus movimientos serán libres teniendo más agilidad con el paso del tiempo. Si se realiza una rutina en poco tiempo conseguirá una flotación autónoma, esta seguridad redundarán en su autoestima.

Sus movimientos serán libres teniendo más agilidad con el paso del tiempo.

Matronatación y el desarrollo psicomotor

Cuando el bebé tiene pocos meses de vida podrán moverse con mayor facilidad dentro del agua que fuera de ella, ya que todavía no caminan ni gatea será un momento de total libertad. Los bebés podrán adquirir nociones de movimientos y una mejor coordinación motriz gruesa, que se irán perfeccionando.

La resistencia que el agua le brinda a los movimientos de los pequeños estimularán el desarrollo de los músculos, los bebés podrán adelantar el momento del gateo o los primeros pasos, teniendo una mayor fuerza y capacidad.

Los niños podrán jugar por un momento con pelotas de gomas, usando colchonetas o juguetes flotantes, estableciendo un vínculo más cercano, lleno de afecto y diversión.

Ideal para su desarrollo psicomotor

Se fortalecerá su sistema cardio respiratorio

Gracias a la matronatacion se podrá fortalecer el corazón y los pulmones de los niños. Cuando respiran en el agua se incrementará su oxigenación y la circulación de la sangre.

Esta actividad es muy recomendada para afianzar las relaciones entre los padres y sus hijos, se incrementará el vínculo afectivo, además de reforzar la confianza, aprender a conocerse mutuamente. En los primeros meses de la actividad la presencia de sus padres es imprescindible para que los pequeños pierdan el miedo.

En muy poco tiempo los adultos comenzarán a interactuar con sus hijos en el agua, realizar ejercicios junto a ellos y pasar un momento de diversión.

Por otro lado, tengamos presente que los bebés comenzarán a realizar la actividad en un sitio con otros bebés y adultos, una manera de comenzar su sociabilización. Conocerá a otros niños y compartirá desde muy pequeños actividades con ellos, conseguirán tener más confianza para comunicarse con sus pares a medida vayan creciendo.

Vía | Matronatacion
Foto | Pixabay – MsstonePixabay – Public Domain

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *