13 febrero 2016 Otros, Salud

cesarea en la historia

Cuando un embarazo se presenta complicado y el parto supone un riesgo, ya sea para la madre o para el hijo, se suele pedir una cesárea programada. Se trata de una intervención quirúrgica, que aunque entraña ciertos riesgos, como todas las operaciones, nos ofrece garantía suficiente como para que nuestro pequeño no corra ningún peligro. Gracias a los avances de la medicina ya podemos hablar con total normalidad, y sin excesivos dramatismos, de una operación totalmente segura. Pero ¿ha sido siempre así?

Según las primeras crónicas y leyendas que circulan en torno a este tema, el primer hombre en nacer bajo está técnica fue el emperador Cayo Julio César, de ahí el nombre. Pero, debido a los mínimos conocimientos médicos resulta bastante improbable que fuera así, sobre todo porque su madre vivió muchos años después. Leyendas milenarias, en torno a este tipo de nacimientos, circulan en todas las culturas pero ¿cuándo sucedió la primera intervención en la que sobrevivió la madre?

Con exactitud no se sabe qué fecha fue la primera en la que una mujer sobrevivió a una cesárea. Circula una historia que nos sitúa en el año 1500 después de Cristo en el que un matarife de cerdos se la practica a su mujer, consiguiendo que siguieran viva, tanto ella como el bebé, pero puesto que no está documentado, mejor ser cautos y quedarnos con la duda.

La que sí está totalmente verificada es la que sucedió en el año 1794 en Estados Unidos. El médico Jesse Bennett consiguió por primera vez practicar una cesárea a su esposa y, tanto el pequeño como la madre, se recuperaron perfectamente y siguieron con vida.

Desde entonces hasta la actualidad, la cesárea se ha convertido en una de las operaciones quirúrgicas con más tasa de éxito. Según la Organización Mundial de la Salud, en todo el mundo se practica de forma regular, entre un 10 y un 15 por ciento de los países desarrollados la utilizan como medio de traer niños al mundo.

Vía | Ser Padres
Foto | RT

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *