31 mayo 2017 Embarazo

Disfruta de los movimientos del bebé

Hoy te contaremos todo lo que debes conocer acerca de las ecografías 4D. Se trata de uno estudio médico en el que se realiza una ecografía para evaluar de manera detallada la biometría del feto, además de su peso, los distintos órganos y la estructura ósea.

A esta ecografía se le incorpora la tecnología 3D o tridimensional que nos permite tener una imagen similar a la de una foto, tiene la ventaja que en ella podremos ver detalles como su nariz, manos, boca, dedos, conocer su sexo, etc.

La cuarta dimensión le aporta, como un plus, movimiento en tiempo real, es decir que podrás ver si en bebé se encuentra moviendo sus piernas, si abrió la boca, todos los detalles se verán perfectamente.

La cuarta dimensión le aporta, como un plus, movimiento en tiempo real.

Cuándo se aconseja una 4D

Este tipo de ecografía es recomendable hacer entre la semana 26 y la semana 32 de gestación. Si bien en esa etapa se disfrutarán más las imágenes, algunos profesionales consideran que se podrá realizar a partir de la semana 22 de embarazo. Son muchas las mujeres que piden más ecografías en 4D para poder disfrutar cada segundo y cada cambio que el bebé tendrá en su tercer trimestre de embarazo.

Tengamos en cuenta que las ecografías son estudios comunes en todos los embarazos. Las exploraciones de las ecografias 3D y 4D son del mismo tipo y cuentan con la misma intensidad que las tradicionales ecografías en 2D, ninguna de ellas provocará ningún daño al bebé y se podrán hacer en cualquier momento que se necesite o se desee.

En qué se diferencia una ecografía 4D

A continuación nos referiremos a cuáles son las diferencias entre una ecografía tradicional y una 4D, y hablaremos acerca de las cosas que se podrán ver en una 4D que no se pueden ver en una normal.

Recordemos que una ecografía es una prueba que se realiza mediante el uso de ultrasonidos, esta es una técnica considerada como no invasiva que ayuda a ver dentro del cuerpo de las personas.

Las ecografías realizadas en 3D permiten tener una imagen fija del feto pero con volumen, o sea, en tres dimensiones. Por su parte, la ecografía 4D es una ecografía en 3D pero que tiene movimiento, o sea, se entrega un vídeo.

Se diferencia de las ecografías más tradicionales por la tecnología que se emplea, ya que además de la imagen se tendrá el volumen y el movimiento.

Son muchos los padres que prefieren realizar una 4D por la emoción que les provoca ver al bebé que se mueve dentro del vientre materno, además de tener la posibilidad de notar sus rasgos bien definidos e imaginar a quien se parece, como es su hermosa carita, ver que abre y cierra la pequeña boca, o como lentamente mueve sus brazos. Tener la experiencia de ver lo que sucede dentro del útero será algo realmente inolvidable, indescriptible.

Vía | Plan Familiar
Foto | Pixabay – Medical Prudents

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *