27 octubre 2010 Embarazo, Salud

embarazada

Tus piernas también cambiaran durante tu embarazo, empezando a verse y a sentirse más hinchadas. Esta sensación crecerá aun más finalizando el día, depuse de haber realizado las actividades cotidianas. Porque, mientras te encuentras parada, tu útero comprime los grandes vasos sanguíneos de tu pelvis. Al estar parada, la circulación de la sangre de tus piernas y del corazón se verá entorpecida.

De esta manera, la sangre que se retiene aumenta la presión dentro de tus venas y así será más fácil la salida de líquido a los diferentes tejidos. Como consecuencia de esto, es inevitable que aparezcan edemas en tus pantorrillas y en tus pies. También puede suceder que las venitas más finitas no estén capacitadas para soportar esta presión y pueden aparecer las famosas ‘arañitas’. Lo que te aconsejamos, si sientes de esta forma a tus piernas es que descanses lo más que puedas. No solo a la noche, si es posible por tus actividades es aconsejable que realices una pequeña siestas.

Otro órgano que cambiara es tu piel. Uno de los cambios más evidentes que parecerán es la pigmentación en las areolas y en los pezones., en la mitad del abdomen, en los genitales externos y si llegas a tener alguna otra cicatriz en el cuerpo. En algunas ocasiones pueden aparecer manchas de pigmentación en tu rostro. Pero no debes preocuparte ya que todas estas manchas y cambios en la pigmentación iran desapareciendo después del parto.

Normalmente aparecerían las, odiadas por todas, estrías. Pueden aparecer en el pecho y en el abdomen. Durante el parto serán más rojizas, para luego del parto convertirse en blancas o nacaradas.

Vía | Ser Padres Hoy
Foto | Flickr – Lope

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 octubre 2010
  2. Acné durante el embarazo 5 octubre 2011
  3. Un cuerpo bonito: fotografías auténticas de madres reales 28 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *