18 abril 2012 Noticias, Otros

Bebés tatuados

Cada ser humano tiene su forma de expresión tanto para enaltecer la belleza que le rodea como para criticar aquello que le resulta molesto o poco ético. La expresión artística se convierte, entonces, en un vehículo a través del cual poder llevar al mundo nuestra queja o exaltación de la sociedad en la que vivimos.

Y algo así es lo que le sucedió al artista australiano Dietrich Wegner, creador de esculturas y fotos retocadas de bebés en las que aparecen sus cuerpos invadidos por una lluvia de logotipos y marcas comerciales, cuando, tras conocerse el embarazo de su esposa, su correo sufrió un aluvión de publicidad.

Con esta exposición, al que ha bautizado como “Cúmulo de marcas”, el artista quiere alertarnos sobre como las marcas comerciales actúan en nuestro carácter, no dejando espacio para nuestra propia identidad si no para aquellos objetivos que quieren conseguir de nosotros.

La idea se inició cuando su esposa quedó embarazada y, a partir de entonces, y según el artista, se llenó su buzón de maneras con las que influir en su forma de proyectar valores y educación a su futuro bebé. Ya no era tanta la necesidad de vender el producto, si no de modificar los sentimientos e ideas paternales a las que se enfrentaba.

Para ello el artista se ha servido de dos técnicas: una es fabricar bebés de arcilla con molde de silicona, a fin de darle más realismo y otras son fotos de bebés que Wegner ha retocado con Photoshop para imprimirles las marcas comerciales. Aunque él mismo define su proyecto como “seductor, repulsivo y reflexivo”, lo que quiere mostrarnos es la fragilidad de unos bebés que pueden ser totalmente manipulables ante una sociedad de consumo sin límites.

Vía | 20 minutos

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *