16 agosto 2009 Consejos, Opinión, Padres y madres

adopcion

También puede darse una depresión posadopción. Las causas pueden ser muchas, ellos han forjado en sus mentes una imagen del hijo anhelado y puede suceder que, cuando toma contacto el niño real que los acompaña por el resto de sus vidas, sus emociones sean ambivalentes, puede ser que ante el enfrentamiento se sientan paralizados. Entonces, surgirá la culpa, los cuestionamientos, la incomprensión de la familia extensa.

Teniendo presente la posibilidad de que se produzca esta depresión, hay profesionales que nos pueden ayudar, contactémonos con ellos y con otros padres adoptivos.

El tema de decirles la verdad a los chicos acerca de nuestra paternidad adoptiva es fundamental para seguir cimentando las bases de confianza sobre las cuales toda nuestra relación se basa. Ellos son curiosos y preguntan acerca de su nacimiento, de cómo eran y de cuento detalle podamos brindarles. También adoran ver fotos de cuando eran pequeños.

Debemos hablarles respectos de su llegada a nuestras vidas, con la mayor naturalidad posible y con términos que puedan comprender.

Sería muy bueno que pudiéramos dejar claro que no ha sido ninguna cosa que él hubiera hecho el motivo de que su madre biológica no pudiera tenerlo consigo, los chicos tienden a creer que todo lo que ocurre a sus malas y buenas acciones y es obvio que no es así.

Puede suceder que a medida crezcan, comiencen a cuestionar a sus padres biológicos o a nosotros, sus padres del corazón, no entendiendo el porqué de la cesión ni la razón de nuestro prohijamiento.

La inmensa multitud de de individuos que construimos este mundo necesitamos ser amados para crecer y volcarnos hacia los demás sin importar demasiado nuestro origen biológico.

Fuente | Ahora Mamá

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *