Embarazo, semana 37

Embarazo, semana 37

Escrito por: Belén    10 noviembre 2009     23 Comentarios     2 minutos

Enhorabuena tu bebé está listo para nacer. Un parto a partir de esta semana se considera a término. Ahora es cuestión de esperar a que tu cuerpo y el bebé decidan que ha llegado el momento. Mientras llega procura llenar tus días de cosas que te mantengan ocupada o se te hará larguísimo.

El útero llega hasta el esternón por lo que te sientes llena en cuanto pruebas algo de comida. La acidez puede volver y ya no te abandonará hasta el momento del parto. Aunque sea en pequeñas cantidades tienes que seguir alimentándote correctamente. Sobre el pubis notarás una molestia constante que puede aumentar cuando caminas. Lo que provoca el dolor es la relajación de la sínfisis púbica. Los huesos del pubis están unidos por cartílagos. Al acercarse el momento del parto la relaxina provoca que el cartílago se suavice y flexibiliza los huesos para el parto. Puede ser más o menos doloroso dependendiendo de cada mujer.

Algunos síntomas de que el parto se acerca son el cambio en las contracciones, que se van haciendo más frecuentes, y la secrección vaginal que aumenta considerablemente. Puedes perder el tapón mucoso en cualquier momento y tras ello el parto puede tardar semanas, días u horas. Avisa a tu ginecólogo o a la matrona de que lo has expulsado.

En las visitas ginecológicas, que ahora son semanales, el médico examinará el cuello de tu útero para ver si has comenzado a dilatar. No hay más remedio que pasar por esta prueba que es muy molesta hasta que realmente estés dilatando. Lo bueno es que lo hacen en un momentito. Puede que también comiences con los monitores. Busca una postura cómoda en la camilla porque una vez que te pongan el monitor debes estar quieta y tranquila. Lo mejor es que oirás el latido de tu bebé.

El niño por su parte está listo para nacer, pero seguirá creciendo y engordando mientras no lo haga. Sus manos ya tienen el reflejo de prensión que le permitirá agarrar tu dedo en cuanto nazca. Si se acerca una luz al útero ya gira la cabeza hacia ella.

El peso depende de cada bebé, será de entre 47 y 49 centímetros. Los niños son más grandes que las niñas, habitualmente. El peso es de unos 3.200 gramos.


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.