Embarazo, semana 26

Embarazo, semana 26

Escrito por: Belén    17 octubre 2009     18 Comentarios     2 minutos

Esta es otra semana tranquila, tu bebé sigue su desarrollo y tu tripa es cada vez más prominente. Puede que notes que el bebé no te deja dormir como te gustaría, cuando una postura le resulta incómoda te lo hará saber para que cambies. Puedes estar notando que tu útero se contrae de repente y luego se relaja. No te preocupes, son las contracciones de Braxton-Hicks. Tu útero está ejercitando sus músculos para el momento del parto.

Esta semana podría ser importante para el papá. Hasta ahora tiene que conformarse con lo que le cuenta mamá, pero ya es posible que note los movimientos de su hijo al poner la mano sobre la barriga de la madre. Como decimos una y otra vez, es un dato orientativo, puede que tarde más tiempo en ocurrir y no pasa nada.

Puede que tengas cosquilleos o adormecimiento en las muñecas, tobillos, manos y pies. Aunque es normal, conviene que lo comentes con el ginecólogo. Después de unas semanas más tranquilas, el útero comienza a presionar la vejiga y vuelves a necesitar ir al baño con más frecuencia. Puede que incluso, interrumpa tu sueño, así que procura aprovechar todos los ratos que tengas para descansar.

El cuerpo del bebé, aunque continúa arrugadito, sigue “rellenándose” con grasa y su piel va dejando de ser transparente. Le crecen las pestañas y el pelo en la cabecita. En su cerebro comienza la actividad de las funciones visuales y auditivas. Puede que un ruido fuerte le haga moverse. Sigue con su entrenamiento muscular en todos los sentidos, incluída la respiración.

El pequeño pesa ya más de 900 gramos. Su cuerpecito mide unos 32,5 centimetros de la cabeza a los pies. Aproximadamente tiene el peso de un conejo criado en casa.

Vía | Todo Bebé
Más información | Embarazo, semana 25
Foto | Askamum


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.