26 mayo 2017 Consejos

Bebé

Ya conocéis el cambio horario ¿verdad? No en vano, se lleva a cabo todos los años, en dos ocasiones. Esta modificación de la hora tiene sus propias consecuencias. La mayoría de las mismas tienen que ver con la forma en que dormimos. No resulta extraño que tengamos problemas para conciliar el sueño. Si eso ya nos pasa a los adultos, podéis imaginar lo que podría sucederles a los bebés. Dormirlos podría llegar a ser una misión difícil.

En todo caso, como sabemos que el cambio horario está a punto de efectuarse, vamos a proponer un total de tres consejos que os serán útiles a la hora de dormir a vuestro niño. Os recomendamos que os pongáis las pilas. Incluso adelantandoos al proceso.

1. Prepararse para el cambio horario

Es precisamente esto último, es decir, prepararse antes de tiempo para el cambio horario, una de las mejores cosas que podemos hacer. Teniendo en cuenta que todavía disponemos de tiempo para adelantar la modificación horaria, podéis dormir, durante la semana previa, al niño diez minutos antes de lo habitual. De esta forma, completaréis la hora que se cambiará y, además, su ciclo de sueño apenas se verá afectado.

2. Acostumbrarse al nuevo horario

No olvidéis que el reloj interno del bebé está programado para que se acueste a una cierta hora. Esto significa que, en el caso de que le acostéis una hora antes de manera abrupta, es posible que el niño dé bastante guerra. Al menos durante los primeros días. Lo mejor que se puede hacer ante esta situación es bajar la intensidad de las luces y mantener bajo el nivel de ruidos. Al niño le será más fácil conciliar el sueño si está en un ambiente tranquilo.

3. Mantener un ambiente adecuado

Un consejo más, y bastante importante: algunos niños tienen en cuenta la luz del sol con el fin de dormirse. Es decir, con el cambio horario la recogida del propio cuerpo también se realizará de una manera diferente. Si aprovecháis ese aspecto y mantenéis la habitación en la máxima oscuridad posible, tendréis la oportunidad de hacerles dormir de una manera más cómoda.

Entendemos que el cambio horario puede suponer una modificación del sueño bastante abrupta en los bebés. En todo caso no os preocupéis, ya que esta modificación se suele llevar a cabo de una manera más o menos fácil.

Vía | Baby Chick
Foto | Pixabay – Pinsetti

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *