23 agosto 2015 Otros, Padres y madres

Soy Padre: Música

Un título bastante escueto ¿verdad? No os preocupéis, porque aunque sea así no pierdo la razón. La música para los niños y bebés es muy importante. Podría parecer que se dedica exclusivamente al ocio, pero lo cierto es que tiene diferentes tipos de efectos sobre los más pequeños de la casa. Incluso aunque estos no hayan nacido. ¿Recordáis los estudios que dicen que poner música clásica viene bien para el feto? Voy a hacer evolucionar un poco la idea con un tema curioso que nos está pasando a nosotros.

Yo soy de los que piensan que, cuanto más tranquila sea la música que escuche el niño, mejor será para su desarrollo, ya que le inspirará relax y podrá ir creciendo sin sobresaltos. Incluso en más de una ocasión he estado buscando canciones de Música Clásica ante las que se ha quedado completamente dormido. Claro que ya sabéis que quedarle en un único género es una tarea imposible. Más que nada porque la televisión, la radio y los eventos locales, entre otros, emiten todo tipo de música. Y esta llega a los oídos de todo el mundo.

Sin embargo, nuestra sorpresa vino en un momento clave en el que estuvo escuchando canciones más movidas con letra un poco más estridente. El niño, lejos de ponerse nervioso o llorar, se quedó, de nuevo, dormido (si, le pasó lo mismo que con la música que le había puesto anteriormente). Yo mismo tenía miedo por lo que pudiera hacer cuando escuchara música más ruidosa (estaba influido, en cierta manera, por la gran cantidad de información que había leído al respecto), aunque el resultado fue cuanto menos el esperado.

Soy Padre: Música

Más adelante se ha estado exponiendo a todo tipo de géneros musicales, con la misma actitud. Desconocemos el efecto exacto que tiene la música sobre su organismo, pero no hay duda de que, además de entretenernos a nosotros, a él le queda completamente dormido. Y no importa el volumen.

En una tesis doctoral de 2009, elaborada para la Universidad Autónoma de Madrid, se pudo comprobar que la música realizaba un efecto positivo sobre los bebés recién nacidos. Les tranquilizaba, bajando su frecuencia cardíaca y respiratoria, y provocando que lloraran menos. Está claro que el efecto es muy bueno.

Yo sigo empeñado en ponerle Música Clásica, a la que igualmente reacciona muy bien. Parece que tendré que comprar ingentes cantidades de discos para enseñarle las bondades de este género musical. ¿Qué pensáis vosotros sobre la música y sus efectos en los bebés y niños pequeños?

Vía | RFI
Foto | Pixabay – PublicDomainPictures | Pixabay – Greyerbaby

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *