21 mayo 2013 Noticias

Laboratorio de fertilidad

Después de lo sucedido en un centro de conservación de embriones se ha puesto en duda la seguridad de los sistemas de conservación de embriones. Recordemos que un accidente en el Hospital de La Paz ha generado la pérdida de embriones de 172 parejas. Para evitar algunos de estos problemas algunos centros de salud cuentan con un sistema de alarma.

La Unidad de Reproducción Humana de La Paz venía solicitando contenedores que sean más seguros, que tienen un coste de 20 mil euros. Javier Cobas, subdirector gerente de La Paz señala que: “El fallo no se debe ni a reducción de personal ni a recortes sanitarios. En la actualidad, la unidad cuenta con cuatro ginecólogos, dos biólogos, personal de enfermería y auxiliares. En los últimos cuatro años no ha habido cambios en este sentido“.

Es muy importante que estos sitios cuenten con mantenimiento. Los biólogos deben hacer un registro cada dos o tres días con el fin de examinar los niveles de nitrógeno de los contenedores. Este tipo de contenedores generalmente son recipientes criogénicos o de sistema de criopreservación con nitrógeno líquido. Cuando se abren o se cierran van perdiendo nitrógeno, por lo que es necesario rellenarlos de manera periódica. Cada contenedor cuenta con una tasa de pérdida determinada, que viene detallada por la empresa que los fabrica.

Algunos centros de reproducción cuentan con otro tipo de contenedores llamados tanques presurizados que tienen nitrógeno gaseoso, de mayor complejidad. Éstos son más seguros y grandes, además de mucho más caros. Los mismos cuentan con un sistema automático de relleno y con una alarma que se activa en el caso de que los niveles bajen más de lo apropiado.

Cabe destacar que casi el 95 por ciento de los laboratorios públicos de reproducción del país tienen tanques como el de La Paz.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr – Neoginfer

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 mayo 2013
  2. Nació la primera española con el sistema ‘Eeva’ 1 junio 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *